Una semana de suspenso, esperando primero se dieran las pláticas y luego las conclusiones de extensas negociaciones celebradas entre los representantes de México y Estados Unidos.

El resultante, de acuerdo con la apreciación generalizada en medios informativos y redes sociales, es que el objetivo central se logró: conjurar la amenaza de poner el 5% de aranceles a todos los productos mexicanos que cruzan el Río Bravo.

Con el fin de conocer si ese sentir es estadísticamente cierto entre la sociedad mexicana, las empresas SRS y OPMI, a través de AMLOVEmetrics, se dieron a la tarea de formularle a una muestra representativa de los mexicanos la siguiente pregunta:

“El gobierno mexicano ordenó desplegar la Guardia Nacional en nuestra frontera sur para contener la migración centroamericana, así como recibir en México a los inmigrantes deportados de los Estados Unidos. A cambio, el gobierno norteamericano ha eliminado cualquier posibilidad de imponer aranceles, es decir impuestos a la importación de productos mexicanos. ¿Le parece un buen acuerdo para México?”

Los resultados obtenidos fueron los siguientes:

El 73.3% de los encuestados consideran que fue un buen acuerdo para México, mientras que solo el 26.7% restante no lo considera así. (Cabe señalar que en esta ocasión se levantaron 800 encuestas por teléfono, con operadora, desde un Call Center, el 9 de junio, con selección aleatoria de entrevistados, y con un margen de error estadístico de +-3,4%. No incluye el 13.3% quien dijo que no sabe.)

Mexicanos se preocupan por aranceles, pero no por migración

Es de destacar que, para la sociedad mexicana, lo único que realmente importa en todo este episodio, es que se frenara la imposición de los aranceles propuestos por Trump. El contenido mismo del acuerdo —controlar el flujo de migrantes en nuestra frontera sur haciendo uso de la recién estrenada Guardia Nacional, y al unísono recibir a los inmigrantes deportados de los Estados Unidos en nuestra frontera norte— no cobra relevancia alguna.

Así, claramente la ciudadanía en esta ocasión se decanta por las prioridades económicas, el alto impacto en salarios y nivel de vida, que significa poder vender nuestros productos a Estados Unidos. Naturalmente, queda en duda saber si dicho acuerdo se modificará en su parte e implicaciones comerciales y económicas de acuerdo con los intereses y humores del presidente Donald Trump. Si eso ocurriese, sería muy probable que AMLO contase con el apoyo mayoritario en su país para cuestionar la nueva posición del gobierno del país vecino del norte.

Si bien la “comentocracia” (mexicana en este caso) duda de la virtud del acuerdo alcanzado, el hecho es que el decidido apoyo al presidente López Obrador es suficiente para superar ese y cualquier otro reto. Ya se verá si eso se mantiene en un futuro.

AMLOVEmetrics continuará preguntando sobre diversas cuestiones del acontecer nacional que sean de interés para la ciudadanía mexicana.

Foto propiedad de: SDPnoticias

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.