El Ayuntamiento de Apodaca realizó un censo de los puesteros que trabajan en la informalidad, con el objetivo de ordenar este tipo de comercio sin afectar la economía familiar. El alcalde César Garza Villarreal dijo que con este padrón se busca formalizar los permisos de autorización para que puedan continuar con su actividad comercial.

Mediante el registro, los comerciantes tendrán sentido de pertenencia y tranquilidad, al no sentirse amenazados de perder su mercancía, como ocurría en el pasado, mientras que la Ciudad tendrá una mayor seguridad al tener plenamente identificados a quienes venden en la vía pública.

“No teníamos un padrón exacto del número de comerciantes que usan la vía pública. Para el desempeño de sus actividades comerciales, nos dimos a la tarea de realizar un censo. Esto se hace para tener un orden y tener un registro de cuál es la diferencia de lo que tenemos. Cuando tenemos la información, podemos medir lo que está pasando; si no tenemos un orden no sabemos quiénes lo hacen, cómo lo hacen y cuándo llegaron más comerciantes”.

Garza Villarreal añadió que una vez que se levantó el censo a través de la Dirección de Comercio, para el que se visitó personalmente cada uno de los puestos que se ubican en las calles de Apodaca, se les otorgó una identificación que les autoriza realizar sus ventas en la vía pública, sin afectar los negocios establecidos. Además, al contar con un registro de cada uno de los comerciantes informales, se cierra la puerta a la corrupción.

“Nos dimos a la tarea de verificar los negocios en la vía pública para ver cómo la utilizan, y una vez que estuvimos con ellos pudimos distinguir los efectos que causan cuando trabajan. Las personas realizaban un pago y se llevaban un cartoncito donde creían que era un permiso”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.