Una corte del distrito este de Nueva York, declaró la culpabilidad del líder fundador de la secta sexual “NXIVM”, Keith Raniere, por los 11 cargos que pesan en su contra.

En la formulación del veredicto, el jurado lo encontró responsable de los distintos cargos que enfrenta por crear el “grupo de autoayuda”, por medio del cual cometió diversos delitos como tráfico sexual, abuso de una menor, suplantación de identidad, crimen organizado y conspiración para cometer fraude electrónico.

De acuerdo con lo indicado por investigaciones de las autoridades de Estados Unidos, en NXIVM, diversas mujeres que el sujeto consideraba como sus esclavas sexuales, fueron marcadas con un cautín, en un área lateral del vientre.

De la misma forma, se dio a conocer que, al interior de la misma organización criminal, había una división que se encargaría de buscar la forma de integrar como esclavas sexuales al servicio de Raniere, a 100 mujeres.

La espera

Poco antes la actitud de Raniere se mantenía en la misma línea de la gran mayoría de quienes están sujetos a juicio: se muestran confiados en que nada se les probará, pero conforme pasan los días del juicio entienden que podrían ser encontrados culpables de la mayoría sino es que de todos los cargos.

Durante el juicio, la defensa se había mostrado particularmente poco agresiva, aunque esto fue una estratagema común ya que, según Raniere, su abogado le había asegurado que, de ser encontrado culpable, tendría buenas posibilidades en una apelación, bajo el argumento de “consejo legal ineficiente”.

Para artvoice.com, ninguna de esas apelaciones tiene posibilidades reales de prosperar, pero darán a Raniere algo en que entretenerse por los próximos 20 años, más o menos.

Fotografía propiedad de: especial

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.