Manuel González Flores, Secretario General de Gobierno, negó una cacería de migrantes. Dijo que no hay operativos de búsqueda y localización y que en todo momento se respetarán los derechos humanos de este y todos los sectores de la población.

Estimó que al año transitan por Nuevo León entre 8 y 10 mil personas provenientes de otros países de Latinoamérica, en su mayoría de Honduras.

“Nuevo León será siempre respetuoso de los derechos humanos de todos los ciudadanos, nacionales o extranjeros, que pisen o visiten su territorio. A cualquier migrante que tengamos conocimiento de él, pues lo enviaremos o lo notificaremos a las autoridades competentes para que sean ellos, quienes definan la calidad migratoria”.

La llegada de connacionales en busca del “sueño regio”, subrayó, es una problemática aún mayor, toda vez que anualmente arriban alrededor de 120 mil mexicanos desde otras entidades del país. Estos migrantes internos se establecen en diferentes puntos de la metrópoli, y el Estado está obligado a brindarles servicios básicos y oportunidad de empleo.

“Cada año llega un ‘Linares’ a Nuevo León y no son de extranjeros sino de mexicanos que vienen a vivir el sueño mexicano, y toda esa migración no llega con ningún apoyo social y eso sí es enorme comparado con los 8 o 10 mil máximos que cruzan anualmente, de otros países”.

Recordó que junto a Tamaulipas y Coahuila se iniciará en breve un Plan de Contención de Migrantes, cuyo mando se rotará cada 15 días a efecto de lograr una mejor cobertura. Con ello, dijo, se reforzará la coordinación entre autoridades de las tres entidades.

“En el momento que la autoridad de Tamaulipas tenga conocimiento de que, por alguna brecha, algún presunto delincuente está en movimiento, Nuevo León lo estará esperando en la misma brecha al cruzar la frontera. “O al mismo tiempo si en Nuevo León nos damos cuenta de alguien que viene de Laredo entra a Nuevo León y busca salir por una de las brechas rumbo a Coahuila, lo estén esperando”.

Pide PAN acciones claras

Si embargo, Mauro Guerra Villareal, dirigente estatal del Partido Acción Nacional, pidió al Gobierno del Estado elaborar un plan concreto respecto al problema del tránsito de migrantes en la entidad e igual recomendó no emprender acciones que violenten los derechos humanos de las personas de otra nacionalidad.

Afirmó que hay una descoordinación al interior de la administración estatal en el tema, además de que el proyecto no es claro. También consideró que las autoridades deben respetar a los migrantes, comentando que es sumamente necesario que velen por la seguridad de los ciudadanos y no poner en riesgo la paz.

“El estado debe estar preparado primero para garantizar el respeto a los derechos humanos de todos los ciudadanos, incluso de estos extranjeros, pero siempre garantizar que podamos estar seguros, que no haya índices de violencia, y que al final del día no sea amenazada la paz y la vida diaria de quienes vivimos en Nuevo León”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.