Protección Civil del Estado aclaró que la nube de polvo del Sahara que se presenta desde este viernes sobre Nuevo León no representa un peligro para la población. Miguel Ángel Perales, director del área, dijo que es un fenómeno que ocurre cada año y ayuda a disminuir la formación de huracanes. Sin embargo, la gran cantidad de polvo, que no puede medirse con anticipación, sí suele afectar la calidad del aire.

“Es importante precisar que es un fenómeno que ocurre cada año, está directamente relacionado con los vientos dominantes que incluso traen también corrientes de aire de las costas de África, estos vientos”.

“Es un fenómeno que puede afectar la calidad del aire, es un fenómeno que puede afectar también la formación de huracanes, a que no tengan una evolución positiva, este fenómeno de los polvos disminuyen la formación de huracanes”.

“Es importante no alarmar a la gente. Es importante decir que no van a ver nubes de polvo, no van a ver situaciones de riesgo, no hay un alto riesgo a la salud, no es un riesgo en relación de que pueda haber un peligro para las personas”.

Mencionó que Protección Civil no cuenta con un mecanismo para medir cuánta cantidad de partículas o material de este tipo llegará a la entidad. Sin embargo, la Secretaría de Desarrollo Sustentable en el Estado se mantendrá al pendiente de la situación y, de ser necesario, emitirá una alerta por alta concentración de partículas.

“No hay manera de decir cuánto, porque no hay manera de medirlo, no podemos medir cuántas partículas o cuánto material llegará”.

Durante este viernes se prevé la llegada de la nube de polvo como parte del fenómeno meteorológico que se reproduce cada año. Ante tal situación se espera que los niveles de contaminación en el área metropolitana empeoren durante los próximos días.

Emiten ciertas recomendaciones

El Director del Observatorio Ciudadano de la Calidad del Aire en el Área Metropolitana de Monterrey, Alfonso Martínez Muñoz, explicó que la mancha de polvo se ha estado moviendo a través del Atlántico y ya ha estado llegando en pequeñas proporciones a la entidad, por lo que se espera que a finales de la semana ya la concentración sea mayor, sobre todo en la Costa del Atlántico.

Martínez Muñoz, dijo que normalmente este polvo contiene minerales como hierro, calcio y magnesio que son importantes para enriquecer el suelo y mejorar el rendimiento de los cultivos, aunque también tiene implicaciones en modificar el clima, ya que mientras prevalezca este viento seco y caliente que acarrea estas partículas minerales, no se forman huracanes en el atlántico, sino hasta que haya pasado este fenómeno.

Así mismo, recomendó a la ciudadanía estar al tanto de las estaciones de monitoreo para conocer los niveles de contaminación y en caso de que la calidad del aire sea mala, abstenerse de hacer actividades al aire libre.

“Hay que programar las actividades de ejercicio en áreas cerradas y las personas que tengan alguna afectación, alergias o asma estén al pendiente con su médico”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.