Los operativos de regulación al comercio informal se intensificaron para erradicar a los ambulantes con el objetivo de despejar, eventualmente, todas las banquetas y calles invadidas, principalmente las del primer cuadro de la ciudad.

La Secretaría de Comercio municipal destacó que van 950 acciones entre decomisos y multas, pues según declaraciones del alcalde Adrián de la Garza, estos operativos se ejecutarán de manera permanente, esto con el objetivo de remover a aquellos que no cuentan con permiso, así como a los que sí tengan uno y que puedan ser reubicados posteriormente.

Tan sólo en la última semana se realizaron 216 acciones de decomiso y multas de lunes a viernes, refrendando un constante esfuerzo por parte del Ayuntamiento de Monterrey en conjunto con la Secretaría de Servicios Públicos.

Uno de los motivos principales por los que los puesteros llegan a ser removidos de los lugares en donde ya se encontraban establecidos desde años, se debe a que se encuentran anclados al piso y paredes, obstaculizando sin autorización la vía púbica del centro de Monterrey. Estos se llegaban a anclar a parquímetros o puestos con equipos de motor con material y equipamiento prohibido, por lo que al solicitarles la documentación que avalara su permiso y al no mostrarla se procedió a realizar los decomisos correspondientes. Para evitar que los comerciantes vuelvan al área donde previamente trabajaban, la Dirección de Comercio realiza vigilancia constante en los sectores ya ubicados.

Los puesteros han manifestado su desaprobación ante esta situación, donde algunos alegan contar con permiso y que no deberían ser removidos. No obstante, ante los constantes operativos, los comerciantes se han reunido en numerosas ocasiones a protestar en búsqueda de oportunidades laborales al sentirse desamparados sin fuentes de ingresos.

Se han mostrado con la convicción de aceptar alternativas para proceder con su trabajo, tal como garantizar una formalidad en la venta de sus productos y que puedan pagar impuestos por los mismos, así como el ser reubicados para no obstaculizar en las calles, pero a condición de que sea en una posición céntrica que no repercuta a disminuir la capacidad de venta de sus productos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.