Las imágenes que han circulado sobre migrantes centroamericanos ahogados en el Río Bravo en su intento por cruzar a Estados Unidos son parte del recrudecimiento de la política migratoria de esa nación, consideró Vanessa Rubio.

La presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores para América Latina y el Caribe en el Senado dijo a La Jornada que, no obstante, lo que le queda a México es continuar con la negociación con el vecino país del norte con una posición digna sobre la actuación que padecen los migrantes centroamericanos.

“Hasta hace muy poco esto nos pasaba a nosotros, con los migrantes mexicanos que trataban de cruzar a Estados Unidos por el río o el desierto. Son historias muy desafortunadas y tristes”.

Crisis de niños migrantes

Vanessa Rubio resaltó que no es la primera vez que México enfrenta este tipo de coyunturas y recordó la crisis de niños migrantes que viajaban solos en busca de reunirse con sus padres que se suscitó hace 5 años.

Comentó que la coyuntura que se vive actualmente es muy compleja en materia migratoria, ya que, por un lado, “tenemos una nueva presión de migrantes del Salvador, Guatemala y Honduras, y por otro lado, el recrudecimiento de la política migratoria de Estados Unidos que niega la entrada a estas personas que llegan a su territorio”.

Dijo que México se encuentra en la mitad, “en una posición muy difícil”.

Ante esta problemática, la senadora priista comentó que se debe tener muy buen acuerdo consular con los países del triángulo norte, ya que cuando los migrantes se encuentran en el país lo primero que se tiene que hacer es llamar a los tres cónsules de los tres países mencionados para decirles que tienen que asistir a sus connacionales.

Crisis migratoria

Entre el miércoles de la semana pasada y este lunes, se dio a conocer que nueve personas, entre ellas tres bebés y un niño, fueron encontradas en tres sectores de la frontera con Texas, donde intentaron cruzar a EU sin contar con documentos.

Una terrible imagen de la crisis migratoria circula por todo el mundo: Una bebé y su padre, ambos de El Salvador, murieron ahogados en el Río Bravo, en Matamoros, Tamaulipas. Ellos estaban cansados de esperar el momento para solicitar asilo político a las autoridades de EU, señala La Jornada.

El pasado domingo por la tarde, Óscar Alberto, su esposa Tania y su hija Valeria, decidieron cruzar el río. Pero una corriente arrastró a padre e hija, quienes desaparecieron. Ellos fueron localizados 12 horas después sin vida.

Foto propiedad de: Galo Cañas/Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.