La llegada de una nube de polvo a Monterrey procedente del desierto del Sahara ha provocado expectativa en la ciudad y su zona metropolitana debido a la baja calidad del aire que ya padecía en este verano caluroso.

La nube de polvo, empezó a llegar a la segunda ciudad más importante del país a partir del viernes 21, fue retratada por la agencia Cuartoscuro este lunes. Así la describió la fotógrafa Gabriela Pérez Montiel:

“El polvo y la arena del desierto del Sahara se encuentran entrando a la ciudad y estará en tránsito varios días ocasionando una bruma, mayor contaminación, aumento de temperatura, así como la posibilidad de generar alergias o enfermedades respiratorias”.

No obstante, la calidad del aire al corte de las 16 horas de este 24 de junio se mantenía como regular en todas las estaciones de Monterrey y los municipios conurbados de San Pedro Garza García, Guadalupe, Apodaca y Juárez.

La llegada de esta nube de polvo o arena no es perceptible para el ojo humano, tampoco es la primera vez que ocurre y no representa un riesgo para la salud. Sin embargo, se deben tomar precaución en la emisión de partículas finas, pues los índices podrían incrementarse ante el fenómeno natural.

La formación de estas nubes o tolvaneras se debe a las corrientes de aire y a la rotación de la Tierra, que mueven la arena desde el norte del continente africano hacia el oeste, a través del Océano Atlántico, las Antillas y el Golfo de México.

Foto propiedad de: Gabriela Pérez Montiel / Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.