Mientras que en Chiapas la Guardia Nacional intenta contener la ola de ilegales que pretenden ingresar a México, en Nuevo León fueron rescatados 72 centroamericanos, en los municipios de Apodaca y Hualahuises.

En el primero de los casos, un grupo de 45 migrantes fueron abandonados por los polleros a su suerte, cuando les cobraron cuatro mil 500 dólares por llevarlos a Estados Unidos. Mientras que, en el segundo caso, los ilegales eran transportados en dos camionetas Van, que son ya muy conocidas por las autoridades por tener placas de San Luis Potosí.

Según los informes de las autoridades, fueron elementos del grupo de proximidad de la Secretaría de Seguridad Pública de Apodaca, quienes rescataron a 45 ilegales. Los afectados estaban ocultos en una tienda de conveniencia que tiene cerradas sus puertas y no cuenta con ventanas. En ese lugar, fueron rescatadas 45 personas de origen guatemalteco y de el Salvador, entre ellos 20 menores.

La ubicación de los centroamericanos se dio la mañana del martes, cuando los efectivos patrullaban por la Avenida Humberto Ramos, a la altura de la Colonia Renaceres, donde los observaron en situación de abandono. Las autoridades les brindaron atención médica, alimentación y posteriormente fueron entregados al Instituto Nacional de Migración en la ciudad de Monterrey, para ser repatriados.

Otro grupo es retenido en Hulahuises

Oficiales de la Secretaría de Seguridad Pública de Linares, lograron la detención de 28 ilegales centroamericanos, que estaban internados sin permiso del Gobierno Mexicano, y también se logró la detención de dos de los presuntos polleros.

Los centroamericanos mencionaron que pretendían llegar a la frontera con Texas, para posteriormente pasar por los túneles y reunirse con familiares en la Unión Americana.

Las autoridades municipales, mencionaron que los ilegales viajaban en tres camionetas tipo Van, de donde un grupo de diez personas lograron escapar.

Se informó que los centroamericanos fueron retenidos alrededor de las 9:00 horas, cuando las tres camionetas se desplazaban por la Carretera Nacional, a la altura de la calle Juárez. A los efectivos les llamó la atención la caravana de vehículos, por lo que les marcaron el alto a los conductores, y al revisar las unidades descubrieron a los migrantes originarios de Honduras y Guatemala.

Los preventivos municipales notificaron a los conductores, que quedaban detenidos por el traslado ilegal de los centroamericanos. Los sospechosos fueron identificados como, Carlos R., de 29 años; Víctor Rafael T. A., de 25, y José Guadalupe G., de 38; todos con domicilio en San Luis Potosí.

Una fuente precisó que los choferes fueron trasladados a la subsede de la Fiscalía General de la República, en Linares, donde fueron puestos a disposición de un agente del Ministerio Público Federal.

La autoridad federal inició una carpeta de investigación por el tráfico de personas y los migrantes fueron entregados a personal del Instituto Nacional de Migración para que gestione su repatriación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.