A cuatro años de la prohibición de utilizar animales de fauna silvestre en los espectáculos de los circos, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y la Secretaría del Medio Ambiente desconocen dónde se encuentran mil 600 ejemplares de los dos mil que tenían los empresarios circenses.

Autoridades reconocen que no llevan un padrón de los animales

La Profepa asegura que tiene certeza del sitio de resguardo de solo 212 animales de fauna silvestre. La Semarnat aseguró que 537 ejemplares siguen en posesión de los circos y resto, 749, se autorizó su comercialización. Sin embargo, hay poca claridad de su paradero, desde hace más de un año.

Son “casi dos mil animales [desaparecidos], más los domésticos, porque también había caballos, perros, gatos etc.; pero hablando solamente de fauna silvestre eran casi 2 mil animales”, dijo María Teresa Moreno, gestora de circos.

De acuerdo con el noticiero En Punto, de Televisa, el destino de 285 tigres de bengala, 220 llamas, 108 papiones, 91 monos araña, 78 camellos, 54 leones, 29 jaguares y 18 elefantes, entre otros animales, es incierto.

Antes de que entrara en vigor la ley que prohibía los espectáculos con animales exóticos y ante la amenaza de Profepa de clausuras, multas o decomisos, los dueños de los circos literalmente de deshicieron de ellos. Otros vendieron sus animales. Bajo el esquema de aprovechamiento, la ley se los permitió.

“Profepa verificaba que yo lo había vendido y que ya no lo tuviera, pero Profepa ya no le dio el seguimiento de dónde quedó ese animal”, dijo Armando Cedeño, del circo Hermanos Cedeño.

“No se lleva un padrón como tal de este registro de animales”, reconoció Joel González Moreno, director general de Inspección y Vigilancia de Vida Silvestre, de Profeco.

Al final sí se permitió que los animales permanecieran en jaulas

Ante ello, Guillermo Haro Bélchez, procurador federal de Protección al Ambiente, consideró que la ley resultó paradójica: “Los propietarios de los animales de los circos pueden conservar los animales en los circos sin presentarlos en espectáculos públicos, pueden presentarse en exhibición”.

En ese sentido, Armando Cedeño, integrante del Circo Hermanos Cedeño, refirió que los impulsores de la ley “decían que maltrato era tenerlo en una jaula, pero al final sí me permitieron tenerlo en una jaula en exhibición”.

En el año 2018, Joel González, señaló que la información que originó el decreto contra el maltrato de animales en los circos fue imprecisa: “Estamos hablando que poquito más del 2 por ciento de todos los animales que la Profepa verificó, se observó alguna situación de faltas al trato digno y respetuoso. Realmente no era una situación tan grave como se manejó”.

Es decir, de los mil 46 animales que verificó la Profepa, sólo en 20 casos se pudo comprobar algún tipo de maltrato.

“El problema aquí muy grande es que al circo mexicano se le criminalizó”, aseguró Jorge Manzano Vázquez, del circo Delman.

Fotografía propiedad de: Televisa

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.