Un grupo de 105 migrantes indocumentados, fueron abandonados a su suerte en el municipio de General Bravo, Nuevo León, por una banda de polleros que había prometido llevarlos hasta la frontera. Oficiales de la Policía Fuerza Rural ubicaron a los afectados y les brindaron atención médica.

Los hechos se registraron a unos días que se anunció en el país vecino, medidas duras contra los indocumentados, redadas masivas y reforzamiento en la frontera. Los centroamericanos fueron abandonados dentro de seis camionetas, que fueron dejadas en distintos puntos de la citada localidad.

En el primer caso fueron rescatadas 36 personas que viajaban hacia la frontera en una camioneta tipo Van blanca. Rurales que patrullaban el municipio los ubicaron en el cruce de las calles Bonifacio Salinas y Matamoros, en la zona Centro. Los uniformados informaron que, dentro de la camioneta, se encontraron 12 mujeres y siete hombres, así como a cuatro mujeres y 13 hombres menores, quienes dijeron provenir de países como Honduras, Guatemala y El Salvador.

En forma simultánea otros elementos de Fuerza Rural encontraron cinco camionetas, con una gran cantidad de personas que resultaron ser ilegales. Los centroamericanos fueron ubicados en la calle Darío García, entre Mina y Allende, en la Colonia Barrio Norte. Fueron los propios centroamericanos, quienes pidieron apoyo a las autoridades, diciendo que estaban hambrientos y deshidratados. En el lugar fueron aseguradas cinco camionetas Van en las que viajaban 69 migrantes, de los que 33 son menores de edad.

En ambos casos, los extranjeros reconocieron que no contaban con documentos que acreditaran su estancia legal en el país, por lo cual fueron puestos a disposición de las autoridades migratorias.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.