Tras la aplicación de la encuesta “Monterrey Opina”, se destacó una preferencia ante la necesidad de construir un segundo piso únicamente sobre la Avenida Gonzalitos y Morones Prieto, sin embargo, aún deberá entrar en análisis el impacto de la construcción a dichos viaductos.

Del 28 de junio al 12 de julio, la encuesta aplicada de manera física y digital registró una participación de 15 mil 569 ciudadanos que expresaron su sentir a siete preguntas que en común buscaron conocer la experiencia y preferencia vial a las avenidas que son consideras como problemáticas tales como la Carretera Nacional, la Avenida Gonzalitos, Morones Prieto y la Avenida Churubusco.

En resumen: para la Carretera Nacional, el 54 por ciento rechazó un segundo piso; en la Avenida Gonzalitos, el 69 por ciento aprobó un segundo piso; en Morones Prieto, el 58 por ciento aprobó un segundo piso; y en la Avenida Churubusco, el 61 por ciento rechazó un segundo piso.

El resultado dado a conocer por el alcalde Adrián de la Garza, reflejó que el 83 por ciento de los participantes estuvieron de acuerdo que en el corto plazo es necesario realizar obras viales que resuelvan los problemas de tráfico ya existentes en la ciudad.

“Con estos resultados podemos concluir que hay consenso en la construcción de viaductos elevados o segundo piso en la avenida Gonzalitos y Morones Prieto, y que en los segundos pisos sobre la Carretera Nacional y en la Avenida Churubusco no hay suficiente consenso de acuerdo al resultado de la encuesta de opinión. Estamos en una fase preliminar de análisis y este es un primer paso para poder continuar con el proceso para determinar su construcción o no”.

Como siguiente paso, destacó que deberán trabajar sobre los proyectos en los que existen consenso, por lo que deberán contar con estudios de viabilidad técnica, impacto ambiental, costo y financiamiento, así como consultas a académicos para analizar las mejores alternativas de movilidad, y que en su momento anunciarán a la ciudadanía si es viable construirlos o no.

Así mismo aclaró que el estudio de estos viaductos no se realizó con anterioridad pues preferían conocer los segundos pisos predilectos por la ciudadanía y así no distraer al personal de las diferentes áreas municipales encargadas de analizar estos proyectos.

Otra de las preguntas consistió en la preferencia de los ciudadanos si es que se deberían de invertir recursos privados o públicos para las obras viales, por lo que un 69 por ciento de los participantes prefirió que fuera de uso público.

El alcalde mencionó que harán el estudio de costo y financiamiento y que de forma preliminar aproximadamente el costo de kilómetro lineal de un viaducto elevado es aproximadamente de 500 millones de pesos; entre 17 kilómetros para ambos viaductos, serían entre 8 y 10 mil millones de pesos de inversión.

“Antes de empezar su construcción tendríamos que ser claros en cuánto cuesta y cómo pudiera invertirse; de manera público y privado, o solamente privado y cuánto impactaría al costo del peaje, tenemos que hacer un estudio de cuánto cuesta y darle a conocer a la gente cuánto pudiera costar el peaje y si estarían de acuerdo o no”.

Además, el alcalde no descartó que con la construcción de un segundo piso en alguna de estas vialidades se podría implementar un transporte público especial que transite por la zona y así darle un uso más productivo en cuanto a movilidad.

Por último, anticipó que el estudio de estos dos viaductos podrá durar alrededor de dos meses, y que una vez llegando a una resolución, anunciarán el destino de los segundos pisos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.