Ivonne Ortega Pacheco, exgobernadora de Yucatán, es acusada por presuntamente autovender los terrenos donde se construyó el Gran Museo de la Cultura Maya. El proyecto además ha estado en el ojo del huracán pues aparte de que se planeó a espaldas de los ciudadanos, el costo pasó de 411 millones de pesos que originalmente se dijeron, a 4 mil 600 millones de pesos.

Asimismo, se suman anomalías en su momento señaladas en medios locales como entregar la obra civil a uno de sus empresarios cercanos.

El terreno perteneció al estado

De acuerdo con la información difundida por el sitio Mayaleaks, el recinto ubicado en la calle 60, de la colonia Revolución, a un costado oriente del Centro de Convenciones Siglo XXI, era parte del gobierno estatal desde 1999.

Víctor Cervera Pacheco, gobernador en ese entonces, entregó el inmueble en usufructo al Patronato de las Unidades de Servicios Culturales y Turísticos del Estado de Yucatán (Cultur) que dirigía Jorge Esma Bazán, por un plazo de 20 años.

No obstante, en 2009, la administración de Ortega tramitó un crédito por mil 87 millones de pesos, de lo que 110 entregó a Cultur para que esa dependencia adquiriera el terreno al museo.

Ante el notario José Eduardo Navarrete Herrera se concluyó la operación el 30 de agosto de 2010.

Para Mayaleaks, se trató de un “acto perfecto” de “blanqueo” de recursos, porque los 110 millones entraron a Cultur como crédito “y salieron como dinero ‘cash’ para el Ejecutivo, que los destinó a gastos de libre disposición”.

Justifican compra del terreno

Como justificación de la compra del terreno, detalla el mencionado medio, la titular de Cultur, Esma Bazán, declaró el 15 de abril de 2011 que la operación se hizo por petición del inversionista, quien no quería que el terreno estuviera a nombre del gobierno del Estado.

En tanto, el concurso para adjudicar el contrato, bajo el esquema de Proyecto de Prestación de Servicios, se realizó hasta junio de 2011, por lo que se sospechó que el concurso estuvo arreglado a favor de dos empresas del Grupo Hermes, propiedad de Carlos Hank Rhon.

Por el costo total del proyecto del Gran Museo, la empresa requirió de un préstamo para comenzar los trabajos, por 97 millones de pesos del Banco Interamericano de Desarrollo, en tanto que el resto lo financió el banco Interacciones, que también pertenece a la familia Hank.

Empresas contratistas que ganaron licitación

Las empresas contratistas que ganaron la licitación y relacionadas al Grupo Hermes son Promotora de Cultura Yaxché, SA de CV y Compañía Constructora La Peninsular.

Las dos, así como una tercera subcontratada, que es Ingeniería y Desarrollo Inmobiliario de México, se encargaron de construir y equipar toda la obra.

Además de la cantidad total de la construcción, que fue de 4 mil 643 millones, casi 12 veces más de lo estimado, actualmente el mantenimiento del inmueble cuesta al Gobierno 605 mil 870 pesos mensuales.

En contraste, el Museo sólo reporta 23 mil 640 pesos de ingresos, según la cuenta pública del Poder Ejecutivo de 2017.

Enriquecimiento de la familia de Ivonne Ortega

Esta información se suma a las acusaciones que han sido públicas por Notisureste, sobre el posible enriquecimiento de la familia de Ivonne Ortega, al amparo del poder.

En medio de las acusaciones de peculado, sobre la exgobernadora de Yucatán pesan señalamientos por la adquisición de 26 propiedades que obtuvieron familiares cuando Ortega encabezaba la administración yucateca, cuyas direcciones circulan en la red social Facebook.

Fotografía propiedad de: mayaleaks.org.mx