Tras rechazar la aplicación de un impuesto del 1.5 por ciento a Uber, Didi y Cabify, Manuel González Flores, Secretario General de Gobierno, indicó que la propuesta oficial es que los taxistas se sumen a esta modalidad. De ser así, explicó, se dejarían de expedir concesiones y no existirá la desventaja que se vive actualmente.

“Lo que quiere el gobernador y el gobierno del Estado es poner el piso parejo. ¿Qué es piso parejo?, pues no le cobramos a los taxis, los damos de alta en una aplicación y sólo pagan su placa y su refrendo cada año, y a nadie se le cobra”.

“A lo mejor es más fácil que los taxis se conviertan con una aplicación en una especie de Uber, a que los Uber se conviertan en taxis con concesiones y cosas así… inscribe los que presumiblemente piratas que existen”.

Se estima que existen alrededor de 30 mil taxis y 20 mil unidades de Uber, DiDi y Cabify. Si bien el pasado viernes se informó que una de las propuestas era aplicar un impuesto del 1.5 por ciento por operaciones, el cual ya existe en Ciudad de México y Jalisco; González Flores dijo que no hay nada formal sobre ello.

El gobernador Jaime Rodríguez Calderón dijo días atrás que los empresarios de estas compañías de transporte de alquiler estaban de acuerdo, y lo recaudado iría a un fondo para un proyecto de semaforización y vialidad. Pero Manuel González no opina lo mismo:

“No hemos planteado todavía oficialmente eso (del impuesto), no existe todavía esa propuesta, lo que queremos es piso parejo. Todos podrían trabajar con libertad en el servicio de trasportar ciudadanos de un lugar a otro de la ciudad”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.