Un grupo de panistas, encabezado por Francisco Javier Cavazos Almaguer, renunció al partido en protesta por lo que ellos consideran un “cacicazgo” de Eduardo García Carrillo en el comité municipal de Santiago.

García Carrillo era presidente del comité municipal panista, pero dejó el cargo para buscar la alcaldía, por lo que Francisco Javier Cavazos Almaguer se quedó al mando. Cavazos renunció a la presidencia del comité el 28 de junio para postularse, ahora formalmente, al mismo cargo.

Sin embargo, Cavazos asegura que fue informado que, aunque su renuncia a la presidencia es válida, el acta en donde se informa del acuerdo no lo es por una supuesta “falta de quórum”, ya que estaban presentes sólo tres consejeros, cuando debería haber un mínimo de seis. Cavazos consideró que todo esto es una maniobra para obstaculizar su candidatura en la renovación del comité.

“El PAN en Santiago tiene dueño y se llama Lalo García. Todo es un truco, una trampa, una simulación para imponer en la presidencia a la regidora Éricka Espronceda, que formaba además parte de su planilla, y de esta manera asegurar ser de nuevo el candidato del PAN a la alcaldía en la próxima elección”.

“Todo tiene un límite, y Lalo García no ha entendido que el partido no es de su propiedad. Si en la dirigencia estatal y nacional le permiten pisotear a la militancia, allá ellos; pero nosotros ya nos cansamos de sus trampas y manipulaciones, por ello preferimos renunciar”.

Por último, Cavazos Almaguer puntualizó que son siete familias completas las que dejarán las filas blanquiazules, pero dijo que tras su denuncia no duda en que muchos otros más harán lo mismo, “francamente estamos cansados de estar en un lugar en donde hablan de democracia, pero no la practican”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.