Hace más de 5 años en Acapulco, Guerrero, policías Estatales y Federales se enfrentaron a balazos vestidos como civiles, de lo que resultó la muerte de un civil ajeno a ambas corporaciones, por lo que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos emitió una recomendación.

El 24 de febrero de 2014, autoridades estatales le avisaron a la familia de la víctima sobre su fallecimiento en un enfrentamiento armado. De acuerdo con testigos de la CNDH, al percatarse de la pugna, el hombre bajó de su vehículo y corrió hacia la calle de Bernal Díaz del Castillo, se escucharon 2 balazos y luego cayó al suelo.

Con la investigación realizada, la Comisión acreditó que la víctima falleció a consecuencia del uso excesivo de la fuerza y que ni los policías Estatales ni Federales portaban identificaciones, uniformes y vehículos oficiales. Además de que no se identificaron para evitar el enfrentamiento y poner en riesgo a la población presente.

“La CNDH observó una falta de coordinación entre ambas autoridades, quienes no valoraron la gravedad de su actuar al dispararse entre ellos sin salvaguardar la integridad de las personas que se encontraban en el lugar”.

Además, cada corporación policial inició su propia investigación de los hechos y omitieron preservar el lugar de los hechos e indicios, lo que a su vez ocasionó duplicidad de diligencias y pérdida de evidencias en la muerte del hombre.

Recomendaciones contra fiscalías

Por los sucesos antes descritos, la CNDH recomendó al Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, y al Fiscal General de Guerrero, Jorge Zuriel de los Santos Barrila, reparen integralmente el daño con atención psicológica, tanatológica e indemnización.

También deberán continuar con las investigaciones sobre el homicidio de la víctima y sancionar a los responsables; capacitar en materia de derechos humanos y colaborar en la queja en contra de los servidores involucrados.

Foto propiedad de: Cuartoscuro