Este lunes, el Consejo Cívico reaccionó ante el atentado que sufriera el director de Redes Quinto Poder, Juan Manuel Ramos, en la propiedad de uno de sus familiares. En un comunicado pide a la Fiscalía General del Estado que se investigue tanto el atentado mismo como llamadas amenazantes contra el activista.

Estos hechos suceden casualmente luego que Juan Manuel Ramos, en compañía de Liliana Flores Benavides y Gilberto Marcos, denunciaron el exorbitante sueldo de la suegra del gobernador.

Ante esto, el Consejo Cívico advierte que “Los periodistas y activistas sociales desempeñan un papel importante para el equilibrio de poderes. La libertad de expresión y la difusión de información clave sobre el desempeño de nuestros gobiernos, está garantizada por la Constitución Federal. Nos parece sumamente grave que personas como Juan Manuel Ramos, o anteriormente en el caso de Rocío Montalvo, hayan sido sujetos de amenazas o inclusive de violencia física. Por ello, es de gran importancia que las autoridades de procuración de justicia en nuestro estado, actúen para preservar su integridad física y jurídica.”

Este llamado local se suma al que ya planteó la organización Artículo 19, que también señaló que el atentado se dio poco después de que Redes Quinto Poder denunciara nepotismo en el gobierno de Jaime Rodríguez Calderón. Incluso pidió que el gobierno condenara el ataque. Sin embargo, la primera respuesta oficial fue del Secretario General de Gobierno, Manuel González, quien se limitó a decir que “No estaba enterado” y asegurar que el Estado “no tendría nada qué ver” con el atentado.

El comunicado del Consejo Cívico concluye afirmando que sus miembros están “convencidos del importante papel que juegan los periodistas al aportar información fehaciente a la población sobre asuntos vitales como la seguridad, la corrupción, la movilidad, el medioambiente, entre otros, sin que se vean coartados en sus derechos humanos y garantías. Estos ciudadanos con valentía contribuyen junto a la sociedad civil organizada a la construcción de un verdadero estado de derecho”.