El presidente Andrés Manuel López Obrador informó que ya se terminó de pagar los compromisos que derivaron de la cancelación del aeropuerto de Texcoco, en el Estado de México, mientras que el de Santa Lucía sigue adelante pese a la “lluvia de amparos” contra su construcción.

López Obrador indicó que el viernes se liquidó lo que se debía a las empresas que se contrataron para hacer el aeropuerto de Texcoco, por lo que “se iniciará la construcción del aeropuerto de Santa Lucía”.

“Entonces ya se pagó esa deuda (…) No fácil, pues si se imaginan que ya tenían armado el negocio, las presiones que ha habido”, expresó en un diálogo con la comunidad del Hospital Rural Matías Romero, donde destacó que también ayer se anunció que fue aprobada la construcción de la refinería de Dos Bocas, Tabasco, por lo que “ahí vamos avanzando”.

Luego de hacer un recorrido y dialogar con personal médico y enfermeras del Hospital, recordó que el aeropuerto Felipe Ángeles tendrá un costo de cerca de 200 mil millones de pesos, contra los 300 mil que costaría el de Texcoco, “es decir, nos vamos a ahorrar 100 mil millones de pesos”.

El jefe del Ejecutivo señaló que se había tomado la decisión de construir el aeropuerto en Texcoco por “los billuyos, el negocio. Iban a cerrar el actual aeropuerto que son 600 hectáreas y construirían grandes centros comerciales”.

Sobre la obra de Dos Bocas, en Paraíso, comentó que se entregaron los contratos para que inicie su edificación en su entidad natal.

En su discurso, el primer mandatario mencionó que su recorrido por las principales carreteras del país, en el marco de su gira de trabajo para visitar los 80 hospitales rurales del Programa IMSS-Bienestar, le ha permitido contar con un diagnóstico puntual del estado en que se encuentran, el cual, en muchas condiciones, no es el óptimo.

López Obrador refirió que el principal problema de salud pública es la corrupción, de ahí que si se erradica este flagelo se podrá disponer de mayores recursos para la población sin necesidad de aumentar impuestos o imponer nuevas contribuciones.

“La fórmula es esa acabar con la corrupción y hacer un gobierno austero. Acabar con los lujos en el Gobierno”, lo que permitirá ahorrar 800 mil millones de pesos para financiar el desarrollo y sacar a México del atraso.

En su turno, el gobernador Alejandro Murat resaltó que “Oaxaca ha levantado la mano para poder acompañarlo en este proceso de reforma en pro de la salud de los mexicanos”.

Precisó que “ya firmó el acuerdo para federalizar el sector salud de Oaxaca y sumarnos con usted”.

El director general del Hospital Rural Matías Romero, Víctor Ángel Cruz Villalobos, expuso que el nosocomio ha otorgado servicios de salud durante 34 años y su trabajo se enfoca en la prevención, a fin de disminuir los daños a la salud en las diferentes etapas de la vida.

Dijo que se requiere de más personal médico, medicamentos y material de curación, así como de mejores instalaciones en favor de quienes menos tienen. “Estoy seguro que con su ayuda podemos trabajar durante más décadas”.

A su llegada al nosocomio, el primer mandatario fue recibido por una banda de viento, así como por música de marimba que amenizó parte del evento, mientras que un grupo de personas, con pancarta en mano, solicitaba mejores servicios de salud y luz.

Además, los pobladores pidieron un puente, una escuela secundaria, un domo, así como pavimentar la carretera de Suchilapan del Río, en el municipio de Jesús Carranza a Casa Blanca.

El Hospital Rural número 37 Matías Romero inició operaciones el 18 de marzo de 1985 y beneficia a 36 mil 26 personas que forman parte de su población adscrita; en tanto como zona de servicios médicos atiende a 277 mil 544, principalmente de la etnia mixe, mixteco, zapoteco, mazateco, chinanteco, cuicateco, huave, zoque y chontal.

Fotografía propiedad de: Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.