Como “castigo” por no cumplir sus promesas de campaña, habitantes del municipio indígena de Huixtán, en el estado de Chiapas, vistieron con prendas de mujer al alcalde de la demarcación Javier Sebastián Jiménez Sántiz, así como al síndico de la misma localidad, Luis Ton.

De acuerdo con medios locales, los vecinos del municipio indígena tsotsil, pusieron vestidos y blusas a los funcionarios, tras lo cual los obligaron a desfilar en calles de la comunidad de Spuilhó, con la intención de “humillarlos” y recriminarles por su mal desempeño.

Según reporta el periodista Isaín Mandujano en una nota informativa publica en el portal de la revista Proceso, se trata de la tercera ocasión en la que los habitantes del municipio de Huixtán llevan a cabo acciones para recriminar el incumplimiento de promesas.

En abril, los habitantes retuvieron durante un día al alcalde

La primera de ellas ocurrió en la comunidad de La Era durante el mes de abril pasado, mentiras que el segundo hecho de características similares se registró en junio en inmediaciones de la comunidad San Lázaro Chilil.

Sin embargo, no se trata de la única forma de manifestar inconformidad que han ejercido los colonos en contra de las autoridades, ya que, en abril pasado, el alcalde junto a 10 regidores, fueron retenidos durante 1 día, ya que les exigieron la entrega de un millón de pesos para la realización de diferentes obras.

De acuerdo con los usos y costumbres de diversas comunidades indígenas del estado de Chiapas, vestir de mujer a los funcionarios públicos es una manera de exhibirlos por su mal desempeño y por incumplir las promesas que hicieron durante sus campañas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.