El Presidente de México criticó que los dos partidos principales en Estados Unidos, el Demócrata y Republicano, han desatendido el control de armas tras el tiroteo registrado en El Paso, Texas. Además, recordó el operativo “Rápido y Furioso” que introdujo miles de armas ilegales a México entre 2009 y 2011.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que, incluso, quienes hoy son la oposición en Estados Unidos (demócratas) fueron quienes estuvieron en el poder cuando se decidió llevar a cabo el fallido operativo para rastrear a narcotraficantes en México.

“Ese operativo llamado ‘Rápido y Furioso’ que fue permitido, y quienes estaban entonces en la presidencia eran los que ahora están en la oposición en Estados Unidos. Nada más digo esto para nivelarnos, para equilibrarnos, queremos una relación respetuosa con el gobierno de Estados Unidos”.

López Obrador manifestó en conferencia de prensa matutina en Valle de Bravo, Estado de México, que espera que en Estados Unidos no use el tema para fines electorales ni que se tome como un asunto maniqueo.

Reiteró sus condolencias para los familiares de los siete mexicanos asesinados en el tiroteo del pasado sábado 3 de agosto en un Walmart de El Paso, Texas, donde en total murieron 20 personas y dejó 26 heridos.

El presidente no quiso opinar sobre el discurso de odio que el presidente Donald Trump ha promovido contra los mexicanos desde su campaña por el puesto que ahora ocupa en 2015, sólo expresó que siempre va a defender a los mexicanos: “Promover, auspiciar valores humanitarios, y no quiero personalizar, decir, no voy a mandar ningún mensaje con dedicatoria porque no quiero que se vaya a malinterpretar”.

¿Qué fue el operativo “Rápido y Furioso”?

La Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) llevó a cabo en 2009 el operativo “Rápido y Furioso”, junto con autoridades mexicanas, para saber cómo se llevaba a cabo el tráfico se armas. Estos artefactos con chip pasaron a través de la frontera entre Estados Unidos y México con el propósito de rastrearlas, darle seguimiento e identificar a los responsables del tráfico de armas.

Sin embargo, el operativo fracasó y alrededor de 2 mil armas entraron ilegalmente al país, varias de las cuales terminaron en posesión de grupos del crimen organizado.

Foto propiedad de: Cortesía