Las personas pertenecientes a un pueblo indígena, o de piel morena, y que además son mujeres, tienen desventajas históricas y contemporáneas, porque en la mayoría nacen en familias con carencias sociales; y resultan en diferentes probabilidades de avanzar dentro del sistema educativo, progresar en el ámbito laboral o ser parte de la más alta distribución de la riqueza, según Oxfam México.

Durante la presentación del informe Por Mi Raza Hablará la Desigualdad: El impacto de las características étnico-raciales en la desigualdad de oportunidades en México, los investigadores refirieron en la necesidad de hablar de los beneficios o cargas impuestas del color de piel, el género y la lengua que habla cada familia, principalmente en pueblos indígenas y comunidades afrodescendientes.

“En las tres dimensiones de hablar una lengua indígena, identificarse dentro de una comunidad indígena, negra o mulata, o tener color de piel más oscuro resultan en probabilidades menores de avanzar en el sistema educativo, progresar en el ámbito laboral o pasar a la parte más alta de la distribución de la riqueza”, dijo Patricio Solís, investigador de Colmex.

El análisis se basó en preguntas que relacionaron a las características étnico-raciales con la desigualdad de oportunidades y la persistencia actualmente de prácticas de discriminación.

“El informe da un paso importante que es el reconocimiento del problema. La desigualdad se acentúa cuando se combinan pueblos indígenas y afrodescendientes, con el tono de piel, crema perfiles con mayor vulnerabilidad, sin embargo debemos reconocerlo, decir que para las mujeres hablantes de una lengua indígena es más complicado terminar la educación primaria”.

De acuerdo con Solís, las mujeres hablantes de una lengua indígena tienen 2.8 menos probabilidad de no terminar la educación primaria en comparación con las mujeres no hablantes, lo que incluye el nivel socioeconómico y la marginación del lugar donde se desarrollan.

Un hombre negro o mulato tiene 43% menos probabilidad de ocupar un puesto de jerarquía; un hombre con piel oscura tiene 45% menos probabilidad de estar en el quintil más alto de riqueza, pues tienen mayor propensión a haber nacido y crecido en familias con privaciones económicas.

Discriminación y desigualdad aumenta contra las mujeres

El informe expresa que la discriminación histórica y actual contra comunidades indígenas, se potencializa contra las mujeres indígenas.

“Los resultados siempre fueron mayores para las mujeres, las brechas son diferentes en comparación con los hombres. La discriminación étnico racial afecta en particular a las mujeres, son más vulnerables las mujeres indígenas hablantes, que se autodefinen como tal o con piel morena”.

Como conclusión, destacaron que el gobierno de México debe atender este fenómeno con políticas públicas basadas en 2 enfoques: acciones compensatorias para resarcir el daño a los grupos discriminados, así como con objetivos de combate y prevención de prácticas discriminatorias, prevalentes en todos los estratos sociales, en todas las partes del país y múltiples ámbitos.

En el informe Por mi raza hablará la desigualdad, los investigadores del Colegio de México y Oxfam México, analizaron el Módulo de Movilidad Social Intergenaracional del Instituto Nacional de Estadística y Geografía de 2016.

Foto propiedad de: Galo Cañas / Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.