La Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos informó que elementos de seguridad federal no participaron en los hechos que resultaron con la muerte de Marco Tulio Perdomo Guzmán, migrante hondureño, el pasado 31 de julio en Saltillo, Coahuila.

A través de un comunicado, el organismo internacional no mencionó la versión inicial del director de la Casa del Migrante de Saltillo, Alberto Xicoténcatl, quien había dicho que todo sucedió durante un operativo para detener a migrantes del Instituto Nacional de Migración, la Policía Federal y elementos de la Fiscalía General de Justicia de Coahuila.

Sin embargo, de acuerdo con la información de la ONU-DH, testimonios de las personas migrantes que se encontraban con la víctima, así como defensores de derechos humanos que los acompañaban, concluyeron que la muerte del migrante hondureño fue por parte de elementos de la Fiscalía estatal.

“La muerte de Perdomo Guzmán habría sido consecuencia del uso de la fuerza letal por parte de personal de la Fiscalía General del Estado de Coahuila que realizaba un operativo. Dicho operativo no tenía por objeto la realización de control migratorio y las personas migrantes no serían personas de interés en el mismo”.

ONU-DH

Asimismo, el organismo recomendó a las autoridades de Coahuila realizar la investigación con base en los protocolos internacionales y la recién creada Ley Nacional sobre el Uso de la Fuerza ante los indicios de que el fallecimiento del migrante derivó del “uso de fuerza letal por parte de funcionarios públicos”.

La versión de la ONU-DH coincide con el relato de los hechos de la FGJ, misma que señaló que los agentes de la dependencia estaban realizando un “operativo relacionado con la localización de personas dedicadas a la venta narcóticos y en la que (…) no hubo participación de elementos de ninguna corporación federal”.

Detienen a un policía por el asesinato de migrante hondureño

El domingo 4 de julio, la FGJ informó que por la muerte del migrante hondureño se cumplimentó una orden de aprehensión en contra de Juan Carlos ‘N’, presunto agente ministerial, por su probable responsabilidad en el homicidio.

“De acuerdo con información de la carpeta de investigación, se revela que la víctima de este homicidio es inocente, porque en ningún caso se advierte alguna agresión a los elementos de la Agencia de Investigación Criminal que participaban en un operativo”.

Al reconocer la inocencia de la víctima, la fiscalía lamentó que la comisión de estos hechos involucrara a un agente ministerial por uso excesivo de la fuerza letal por lo que comenzaron a trabajar con el organismo de derechos humanos en México de la ONU.

Hasta el viernes 2 de agosto, había 6 elementos de la Agencia de Investigación Criminal de la FGR acuartelados, pero no bajo detención, pues a través de las investigaciones se podrían ir deslindando responsabilidad sobre la muerte de Marco Tulio.

Foto propiedad de: Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.