El mandatario norteamericano criticó a su antecesor por la difusión de un comunicado en donde lamentó los tiroteos ocurridos en Texas y Ohio, mismos que arrojaron un saldo de 31 fallecidos.

Donald Trump arremetió contra el ex presidente Barack Obama, quien de nueva cuenta se insinuó en la vida política de su país difundiendo un comunicado en donde condenó los hechos de violencia ocurridos en El Paso, Texas y en Dayton, Ohio, el pasado fin de semana, en donde fallecieron varias víctimas mexicanas.

Rompiendo una regla no escrita de la política estadounidense, en donde los expresidentes mantienen un perfil bajo tras su mandato, Obama condenó “el lenguaje proveniente de la boca de cualquiera de nuestros líderes que alimente un clima de odio y miedo o que normalice los sentimientos racistas”.

Pese a que el texto no mencionó al actual presidente o a ningún otro político en particular, el mensaje fue interpretado en redes y en medios norteamericanos como una condena a Trump.

Por este motivo, el actual presidente escaló sus ataques contra Obama a través de su cuenta de Twitter.

“¿Condenó alguna vez George Bush al Presidente Obama después de Sandy Hook? El presidente Obama tuvo 32 tiroteos masivos durante su mandato. Y no son muchos los que dicen que Obama estuvo fuera de control. Los tiroteos masivos comenzaron antes de que el (actual) presidente pensara en lanzarse como presidente”.

Nuevamente, Trump acusó a los medios y a sus adversarios políticos de utilizar la tragedia con fines políticos y para calificarlo de racista.

“Es temporada política y la elección está a la vuelta de la esquina. Quieren continuar impulsando la narrativa del racismo. Y soy la persona menos racista. El desempleo en personas negras, latinas y asiáticas es el más bajo (EL MEJOR) en la historia de los Estados Unidos”.

Soy el menos racista del mundo: Trump

Además de sus críticas contra Obama, Trump condenó, en mensaje televisado desde la Casa Blanca, el “racismo, la discriminación y el supremacismo blanco”, actitudes que, señaló “no tienen cabida en los Estados Unidos”.

De manera repetida, Trump se ha declarado “la persona menos racista del mundo”, pese a que existen amplios antecedentes de sus ataques a personas originarias de México y otros países del mundo.