Con 82 casos al cierre del mes de julio, Nuevo León registró una baja del 5 por ciento en homicidios relacionados con el crimen organizado. Según estadísticas de la Fiscalía General de Justicia en el Estado, el número contrasta con los 87 reportes contabilizados durante junio y los 110 de febrero, el pico más alto en lo que va del año.

De enero a julio suman un total de 592 episodios; la cifra más baja se presentó los meses de marzo y abril, ambos con 67 ejecuciones. Éste y otros delitos de alto y menor impacto, aseguró días atrás Manuel González Flores, secretario General de Gobierno, van a la baja en el estado.

A decir de las autoridades, el asumir el mando de Seguridad en los municipios de Cadereyta y Juárez ha traído resultados favorables.

“Tenemos resultados muy alentadores en la incidencia delictiva, específicamente en el caso de los homicidios. Todo el operativo está puesto tanto en Juárez como en Cadereyta y seguimos apretando y apretando”.

La situación es tal que inclusive durante la semana pasada se registraron cero homicidios. Sin embargo, el número repuntó durante el fin de semana.

“Siempre va a ser un reto el mantener por debajo de los números normales la incidencia delictiva. Creo que vamos a continuar en ese reto, pero no hay condiciones como para estar alarmados, se sigue avanzando normalmente”.

Por su parte, el robo a casa habitación bajó 6 puntos porcentuales, de 222 a 209 denuncias; al igual que el robo a negocio con 203 casos contra los 216 del mes anterior. El robo a persona pasó de 156 a 130 atracos, que se traduce a una reducción del 16 por ciento.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.