Después de privar de la vida con un martillo al hermano de su expareja, un hombre se llevó al hijo de tres meses de edad del occiso y dejó maniatada a la mamá del menor, en un cuarto de renta en la Colonia Paseos de Nogalar, en el municipio de San Nicolás.

El homicidio y secuestro se registró la madrugada de este sábado, lo que llevó a las autoridades a la activación de la Alerta Amber, ante el riesgo en que se encuentra el menor de edad privado de la libertad.

Los hechos fueron en un domicilio de la calle Azucena 330, entre Cámara Vélez y Orquídea, en la Colonia Paseos del Nogalar, donde quedó sin vida Óscar Uriel Martínez Gómez, quien contaba con 18 años.

Como presunto responsable del homicidio y secuestro fue señalado Mario López Razo, de 52 años, quien ya es buscado por las autoridades, tanto en el Estado de Nuevo León como en otras entidades.

El menor sustraído es Decker Alexander Martínez Martínez, de 3 meses de edad, mientras su madre, quien fue amarrada por el presunto fue identificada como Fátima Nallely Martínez Rocha, de 15 años.

Los familiares de la joven fueron quien reportaron los hechos a las autoridades, arribando elementos de Seguridad Pública de San Nicolás, quienes pidieron la intervención de paramédicos ante la persona lesionada en el lugar.

Al revisar los paramédicos al domicilio, se percataron de que el joven había fallecido, ante los golpes que sufrió en la cabeza y otras partes del cuerpo.

La joven madre dijo a las autoridades que estaban dormidos, cuando se percató que llegó el presunto, quien es ex pareja de la hermana del ahora occiso, golpeando con un martillo a su pareja, Óscar Uriel, hasta que quedó inconsciente.

Después de la agresión, Mario López, según la propia afectada, la maniató de pies y manos con cinta, para posteriormente dirigirse con su hijo, Decker Alexánder, el cual se encontraba en un portabebé en la habitación donde se encontraban.

El presunto se da a la fuga en un vehículo tipo Pointer en color blanco, modelo 2009, con placas de circulación PRM8474 del Estado de Michoacán, con el bebé y teléfonos celulares que había en la habitación.

Una vez que la joven logró liberarse, se dirige con sus familiares, que habitan en la calle Clavelina 147, en el mismo sector, donde les pide ayuda.

Elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones arribaron al lugar de los hechos y se hicieron cargo de las indagatorias, entrevistándose con la menor.

El personal del Instituto de Criminalística y Servicios Periciales de la Fiscalía General de Justicia de Nuevo León revisó el cadáver del occiso, así como el domicilio donde fue el homicidio, en el cual levantaron evidencias.

Tras dar fe del cadáver el Agente del Ministerio Público, el cuerpo fue llevado en la unidad del Servicio Médico Forense al Anfiteatro del Hospital Universitario, para la autopsia de ley correspondiente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.