Por Francisco Tijerina.

“La juventud es un mal que se cura con el tiempo”

Refrán popular.

Conocí a Agustín Basave Alanís a mediados del 2014 cuando por recomendación de un amigo me buscó para invitarme a dar una conferencia que su despacho, en el que sigue estando asociado con Luis Donaldo Colosio Riojas, organizaba en Nayarit.

La entrevista, la conferencia y las veces que conversamos fueron agradables, tanto con él como con el hijo de Luis Donaldo y Diana Laura a quienes conocí antes. Justo en los tiempos en que coincidí con Diana Laura (nuestras familias se conocían de mucho tiempo atrás), estudiábamos en la Universidad Regiomontana, cuando el abuelo de Basave era el rector. Así que hay mucha historia.

Con su padre no he tenido mucha relación. Algún par de eventos en que nos encontramos, nunca una charla profunda más allá de un saludo y párele de contar. Su paso por el PRI y el PRD fueron un simple registro para un servidor.

Pero ahora el muchacho se ha convertido en el dirigente de Movimiento Ciudadano en Nuevo León, de la mano de Samuel García y de su socio Luis Donaldo. Fue candidato en la elección anterior y el voto no lo favoreció, pero hoy vuelve por sus fueros.

Con un amplio currículum académico y muchos contactos, Basave se adentra en un terreno en el que ha vivido por la historia familia gran parte de su vida, sin embargo, ni la experiencia familiar, como tampoco el haber cursado un montón de materias, lo ponen “a punto” para dar la mejor de las batallas.

Para hacer política se requiere de sensibilidad, colmillo, oficio y sentido común. Claro, ayuda mucho el estudio de las ciencias y las políticas públicas, de la administración y el derecho, de las jurisprudencias y las legislaciones, pero fundamentalmente se ocupa lo primero.

Por eso me extrañó sobremanera la primera declaración del flamante dirigente de MC en Nuevo León, quien sin tapujos dijo que su objetivo era que Samuel García fuera gobernador; no el bienestar de los nuevoleoneses, no el impulsar el estado, no el mejorar la movilidad, el empleo, la seguridad, su visión es que Samuel llegue a la grande y párele de contar.

Y no es que ese propósito sea indebido. Como partido me parece correcto, más no así como enunciado y plataforma de un partido político. Me parece que a Basave le hizo falta malicia para esconder el truco y no enseñar tan fácilmente los calzones.

Ayer domingo en una columna política leí que me pareció una absoluta ingenuidad. Escribieron que, por la noche, el nuevo presidente de MC organizaría una cena a la que acudirían, con nombre y apellido, así como las empresas que representan, ocho de los más importantes hombres de empresa de México que tienen sus corporativos asentados en Nuevo León.

De que pueda invitarlos, puede invitarlos, de que vayan, lo dudo. De ser así aplaudiría y haría una reverencia a su poder de convocatoria, porque reunirlos nada más porque un chavo llegó a la dirigencia estatal de un partido político no me parece suficiente motivo.

Por esas dos razones me parece que a mi estimado Agustín “The Third”, le hace falta oficio, malicia, tablas, experiencia y consejo. No es enseñando las verdaderas intenciones y mucho menos mintiendo, como se consiguen votos y adeptos.

ftijerin@rtvnews.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.