Por Obed Campos.

Si nuestra querida y vapuleada nación no es una nación de machos, explíqueme usted por qué en la otrora Gran Tenochtitlán y ahora Ciudad de México hay 4 policías acusados de violación que ni siquiera están imputados.

Y espérese porque van a tomar acciones legales contra las enardecidas féminas que causaron unos cuantos (pequeños) destrozos en al protestar por ese caso en calles de la capital de todos los mexicanos.

Y siguiendo con la misma tonada, que habría más bien de llamarse marranada por aquello de los “Porkys”, en Veracruz un juez desestimó todas las agravantes de una violación tumultuaria contra una niña de 15 años, y con eso y el pago de míseros 15 mil pesos de fianza uno de los acusados podría quedar en libertad.

Sea usted hombre, mujer o lo que usted quiera, dígame si no le hierve la sangre al leer este pequeño texto que circula en la red:

“Yo pienso en el desprestigio de tu hija, al final, los hombres son hombres”, dicen que le dijo el padre de uno de los asquerosos “Porkys”, al padre de la víctima.

El viernes pasado el acusado fue condenado a 5 arios de cárcel, lo que le permite salir bajo fianza, y a pagar una multa de 70 pesos.

Si la justicia es guanga, perdone usted mi francés, con los agresores hacia las féminas en este país, la violencia, la corrupción y la impunidad no se van a acabar nunca. Y a ver si lo van entendiendo los que dictan las leyes y las sentencias.

Y para remate, como amarga cereza en un pastel acedo, ahí tiene el caso de Rosario Robles, encarcelada bajo dudosas circunstancias, mientras hombres de bien y mujeres con decoro en el país preguntan que, si aquí hay igualdad, por qué no están detenidos Carlos Romero Deschamps, de uñas probadas y uno que otro político macho y delincuente.

Esto último es pregunta.

2919 desaparecidos
Por si la amargura de estas líneas no es suficiente, le recuerdo que en Nuevo León tenemos 2919 almas (y cuerpos) desaparecidos al menos entre el 2006 y el 2018. Las cifras de este año no se encuentran por ningún lado.

Y del “Plan Regional de Búsqueda de Desaparecidos en el Noreste”, como de los 22 millones de pesos destinados mitad y mitad por los gobiernos de la República y del Estado, pues sinceramente ya nada se ha sabido.

Nada más como recuerdo queda que el 31 de mayo pasado, la secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero anunció el tal mentado plan para los estados de Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas y Durango.

Y en tres meses que casi se cumplen en 15 días, ni ha aparecido ninguno de los esfumados, ni se sabe quién encabeza las acciones ni quien administrará la lana, que, ojalá tampoco vaya a hacerse polvo en el viento de nuestras zonas semidesérticas.

obed@sdpnoticias.com

@obedc

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.