El rock en español, apunta Gabriel Contreras, empezó a difundirse en los años 60 con meras traducciones de éxitos en inglés, poco aportaba a la creatividad. Así se movió comercialmente el rock “hispanizado” en México durante un par de décadas. Aunque paralelamente los jóvenes de esa época tuvieron acceso a los éxitos en el idioma original. Y si bien no faltaron quienes quisieron reproducir esos éxitos en su idioma, sobre todo el inglés, tampoco faltaron quienes se plantearon romper con eso. Después de todo, el movimiento del rock, antes que musical es cultural, se manifiesta primariamente en la música, cuyo lenguaje es universal.

Alejandro Marcovich llega a la música mexicana en la década de los 80, junto con otros que buscaron hacer su rock en su idioma. Así lo cuenta en esta entrevista donde el músico se relaja y da una cátedra de historia y arqueología musical. Sin embargo, además de eso y con la sencillez del genio, comparte su emoción y su asombro ante el proceso creativo en la música, un proceso extraordinariamente complejo que se revela fascinante en sus palabras.

Una entrevista imperdible porque entre dos creadores, el diálogo trasciende el reto de las preguntas y las respuestas, y se convierte en un retablo dinámico del arte.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.