Por Eloy Garza González.

Sería ideal que el gobierno de AMLO inventara una app de movilidad compartida, como Uber o Cabify, para usuarios que no contaran con tarjeta de crédito. O sea, que pudieran pagar también con monedero electrónico, cuenta de nómina o PayPal.

No estaría mal que las tarifas de este Uber para el pueblo fueran las que marcara el taxímetro más una comisión por el servicio. Todos saldrían ganando: usuarios, choferes, permisionarios, sindicatos y gobierno.

Sin embargo, lo que vemos y usamos de Uber es apenas la punta del iceberg, digamos que 5% de la plataforma completa. Lo que no vemos es el encriptamiento que protege el uso de millones de tarjetas de crédito, cuentas personales de los choferes, papelería de los automóviles, datos personales de los involucrados.

Falta considerar el cruce y procesamiento de esta montaña de datos, cien veces más grande que el Everest. Toda esta información obliga a diseñar un dispatcher para recibir y transmitir mensajes, monitoreo de usuarios, de vehículos y millones de cuentas bancarias en cuestión de segundos. Este back office sólo para operarse en una ciudad mediana de México costaría 100 millones de dólares y más de un año para desarrollarse. De otra manera, ¿se imaginan que se cayera el sistema justo cuando hubiera 10 mil usuarios abordando un taxi en el mismo momento?

Ahora bien, si esta infraestructura es tan cara, ¿por qué Uber sí la tiene? Porque es una empresa global, que cotiza en bolsa, y cuyos sponsors son empresas como Amazon, Google.

Por otro lado, el gobierno de AMLO debería brindar facilidades para el innovador mexicano en esta materia tecnológica. Uber concentra sus cuentas bancarias maestras en Holanda y desde ese país opera la dispersión de sus recursos económicos, ingresos y egresos. Eso no se puede hacer en México. Pero podría planearse para un futuro cercano.

El mañana de Uber es incierto, más aún por los problemas legales que afronta tanto en Berlín como aquí mismo en México. Es posible que otra plataforma novedosa lo releve del mercado en dos o tres años. Ojalá que su relevo nazca en México, en el gobierno o en la iniciativa privada, apoyada desde luego por AMLO.

eloygarza1969@gmail.com

@eloygarza

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.