Por Obed Campos.

La prueba de que en este país lo que nos sobra es machismo, la dejó más que patentada la racha violenta de ayer que arrojó cuatro féminas asesinadas en diversos hechos en el área metropolitana de Monterrey.

Primero, una madre de familia fue degollada en una plaza pública en el municipio de Apodaca, por su expareja, con quien procreó cuatro hijos, pero de quien se había separado por problemas maritales.

En seguida dos mujeres fueron asesinadas a balazos en un ataque en el norte de la ciudad. Durante el hecho, también resultó lesionado un hombre.

Y el cuarto caso, no menos horroroso, lo protagonizó un militar que mató a golpes a una mujer y le amarró al cuello un molcajete para que el cuerpo se hundiera en el Río Santa Catarina.

¿Verdad que parecen noticias de la época de las cavernas?

Porque estos hechos no caben en una sociedad como la nuestra, supuestamente de avanzada.

¿A estos feminicidas no les enseñaron de niños que a las mujeres no se les toca ni con el pétalo de una rosa?

O ya no se acuerdan que todos venimos de una mujer, que es la que nos dio la vida…

Cabe la frase gastada de reportero de policía: “Busqué toda la noche historias qué contar y al toparme con ellas, del horror, no pude expresas palabra alguna…”

obed@sdpnoticias.com

@obedc

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.