Tras el cuarto revés que sufrió el Gobernador, Jaime Rodríguez Calderón y el Secretario General de Gobierno, Manuel González Flores, el Senador por Nuevo León, Samuel García Sepúlveda aseguró que Nuevo León ganó con el fallo de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

El legislador de Movimiento Ciudadano dijo que con la resolución por unanimidad por parte de los magistrados se ratifica la resolución que ordena al Legislativo de sancionarlos por el desvío de recursos públicos en el acopio de firmas para la candidatura de Jaime Rodríguez a la Presidencia de la República.

“Yo quiero festejar que Nuevo León ganó; que Jaime Rodríguez, ‘El Bronco’, y Manuel perdieron; y dejar un precedente de que cuando las cosas se hacen bien no hay impunidad, el castigo se da… Se escucha decir mucho que en México existe una completa impunidad, pero realmente México tiene muy buenas leyes, México tiene muy buenos sistemas jurídicos, lo que falta es voluntad para aplicarlos”.

“Por eso estoy muy contento que esta denuncia, que el Juicio electoral, que la revisión, que la queja, van a terminar en buen puerto, que se va a aplicar la ley, que se demostró la culpabilidad de Jaime, que perdió y fue vencido en juicio, y que por eso va a ser destituido, que es lo mínimo que merece, y que nunca más un gobernador se sienta intocable”.

Para el legislador, este caso representa uno de los peores escenarios en Nuevo León, una evidente mancuerna entre la trampa electoral y la corrupción. Señaló que esto confirma la responsabilidad de Rodríguez y que el proceso de sanción, que prevé concluya con la destitución del cargo, sentará un precedente importante a nivel nacional contra la corrupción y el uso de recursos públicos con fines electorales.

“Y por eso cuando estas dos se juntan es un monstruo, porque con corrupción, usando dinero público, se intentó comprar el voto y la firma para perpetuarse el corrupto en el poder. Por eso va a ser destituido, que es lo mínimo que merece, y que Nuevo León tenga un respiro y también un precedente que nunca más un Gobernador se sienta intocable, no más, ya no habrá más corrupción electoral en Nuevo León ni en el País”.

“Vamos a dejar un precedente fuerte, ahora lo que sigue, es quien se va a quedar en la responsabilidad de un estado grande y tan pujante como lo es Nuevo León”.