El presidente Andrés Manuel López Obrador criticó a los grupos de encapuchados que causaron destrozos en la capital del país durante la marcha por el quinto aniversario de la desaparición forzada de 43 estudiares de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa.

En su conferencia de prensa matutina, el mandatario lamentó que un puñado de personas sin identificar logren más notoriedad que los miles de ciudadanos que marcharon de manera pacífica para exigir justicia por el crimen de estado de 2014.

Además, recalcó que las acciones de estas personas poco tienen que ver con la verdadera filosofía política y movimiento social que significa el anarquismo.

“La anarquía es un movimiento muy profundo en ideales, productivo, propositivo. No es anarquismo lo de ayer. Esa es una variante del conservadurismo”.

Encapuchados no cuentan con el apoyo de la ciudadanía

Siguiendo con esta idea, recalcó que los verdaderos grupos anarquistas no intentarían quemar una librería. “Eso no tiene que ver nada con el movimiento de izquierda, con el movimiento progresista”.

Por ello, censuró a los protagonistas de los destrozos y afirmó que no tienen respaldo de los ciudadanos como sí lo tienen los manifestantes que buscan la verdad sobre el paradero de los normalistas de Guerrero.

“No son de izquierda, son conservadores que perjudican al movimiento legítimo, justo, de los familiares de los jóvenes que quieren encontrar a los estudiantes desaparecidos”.

Los familiares de los desaparecidos, insistió, desde el principio han repudiadlo la violencia, precisamente porque ellos viven en carne propia sus consecuencias.

Finalmente, respaldó la decisión del Gobierno de la Ciudad de México de no mandar a la policía a reprimir a los grupos que realizaron destrozos en el Centro Histórico, pues una acción de esa naturaleza sólo daría más notoriedad a sus acciones y eso es precisamente lo que buscan los conservadores.

“Es otra variante del conservadurismo: gritan como pregoneros que hay que usar la mano dura, porque así es esto”.