Con una ceremonia oficial encabezada por el gobernador Jaime Rodríguez Calderón, este lunes a media mañana cerrará sus puertas el Penal del Topo Chico. Luego el traslado de 2 mil 400 reos a los ceresos de Apodaca y Cadereyta en días anteriores, el centro penitenciario pondrá fin a una historia de 75 años de violencia y muerte.

Manuel González Flores, secretario General de Gobierno, refirió que 150 personas privadas de su libertad estarán presentes en el acto que enmarcará la salida del último de ellos.

“El día 30 saldrá del Topo Chico el último ppl, y cerraremos una historia de tragedias y drama para iniciar una nueva época de gobernabilidad total en los penales, de control total del gobierno, que ya lo tenemos ahorita, de respeto a los derechos humanos de las personas que estaban recluidas”, resaltó.

La madrugada del pasado jueves, el gobierno del Estado inició el desalojo final del reclusorio. En medio de un fuerte operativo de seguridad, se trasladó a 900 internos en 30 autobuses con dirección al Penal de Apodaca. Posteriormente, la madrugada del viernes se transfirieron 900 más, y otros 600 por la noche. Lo anterior en completo orden y bajo la vigilancia de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos.

Se ha prometido que las instalaciones del Penal del Topo Chico serán convertidas en un espacio cultural y de esparcimiento. Un complejo de ocho parques urbanos, y el nuevo Archivo General del Estado, tendrán sede en los terrenos que quedarán libres.

“El cierre del Penal del Topo Chico es inminente, este 30 de septiembre daremos por concluido ese episodio de la historia de Nuevo León. Hoy somos ejemplo nacional en seguridad penitenciaria y próximamente en el mundo con la certificación de nuestros penales”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.