Alejandro Encinas, Subsecretario de Derechos Humanos de la Segob, respaldó la propuesta de búsqueda de fosas clandestinas en el antiguo Penal del Topo Chico, porque daría certeza a las familias de personas desaparecidas.

Tras el cierre del centro penitenciario, Claudia Tapia, diputada de la bancada Independiente Progresista en el Congreso local, planteó realizar una inspección exhaustiva de restos humanos en el lugar que sumó 76 años de muerte y terror.

A través de sus redes sociales, el funcionario de la Secretaría de Gobernación apoyó este planteamiento, dado que sería una forma de dar tranquilidad a los familiares que desconocen el paradero de sus seres queridos.

“Yo comparto totalmente el exhorto que ha realizado la diputada Claudia Tapia respecto a hacer una búsqueda y una revisión importante en lo que fuera el viejo Penal del Topo Chico, que representa, sin lugar a dudas, una de las partes más oscuras de la historia penitenciaria en nuestro país”.

“Creo que esto ayudaría en mucho no solamente a familiares de personas que están buscando a sus seres queridos, sino también a cerrar esa herida que lamentablemente sigue abierta respecto de las prácticas de exterminio que grupos delictivos han realizado en esta región del país y que hay que encontrar algún tipo de evidencia para esclarecer esta situación”.

Dado que por años imperó un autogobierno, Tapia demandó al gobierno estatal realizar una inspección en conjunto de edificios. La legisladora local consideró que la Fiscalía General del Estado, la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas debe trabajar en ello.

“Existen indicios y el temor fundando de que sí existan (fosas clandestinas), tomando en cuenta que durante 76 años ese lugar fue sede de innumerables actos de atrocidad humana, en dónde imperó el autogobierno de presos y control total del sistema penitenciario”.

“Lo que pedimos es que, con la presencia de familiares de desaparecidos en la entidad y asociaciones de la sociedad civil especializadas en materia de desaparición de personas, y con el apoyo de peritos expertos que cuenten con el material tecnológico pertinente, se realice una inspección a fin de descartar que en el lugar existan fosas clandestinas”.

Es de destacar que Nuevo León es la quinta entidad del país con más casos de personas desaparecidas.

Gobernador apoya búsqueda

El gobernador Jaime Rodríguez Calderón respaldó la propuesta de la diputada local Claudia Tapia, secundada a su vez por Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación. A partir de este jueves, Nuevo León integrará un equipo de trabajo para la búsqueda de fosas clandestinas en el antiguo Penal del Topo Chico.

Antes de abrir las puertas del centro penitenciario a la ciudadanía, se echará mano de lo último en tecnología para detectar la posible existencia de restos humanos.

“Me reuní ahorita en la mañana con Aldo (Secretario de Seguridad Pública) y con todo el equipo. Vamos a iniciarlo a partir de mañana. Yo di la instrucción que a través de la Comisión de Búsqueda que tenemos aquí en el Estado, tenemos que organizarlo y lo haremos prontito”.

“Vamos a meterle la tecnología, vamos a hacer la búsqueda completa, vamos a ver que hay al interior del Penal. Creo que es una preocupación valida y vamos a hacerlo… Vamos a buscar rincón por rincón, lugar por lugar”.

Aseguró que se utilizarán binomios caninos del Ejército Mexicano, Protección Civil y la Secretaría de Seguridad Pública, así como herramientas tecnológicas. Así atenderán las peticiones de las familias que han mostrado su inquietud al desconocer el paradero de sus seres queridos.

“Tenemos que organizarlo. Di la instrucción de que se convoque a la Fiscalía, la Comisión de Derechos Humanos, la Comisión de Búsqueda, a los que tienen que hacerlo. Es un penal muy viejo que ha tenido muchas historias, y antes de empezar las visitas, la demolición o el proyecto del parque, vamos a realizar esta búsqueda. Si hay (cuerpos), pues hay que decirlo; y si no, hay pues también hay que decir lo que no hay”.

Una vez concluido este procedimiento, se permitirán las visitas al público; más no como un sitio turístico sino de reflexión sobre el terror que se vive al interior de un reclusorio. La idea es inhibir la incidencia delictiva en los jóvenes y niños.

“Las visitas serán después de esto (la búsqueda). Ahorita no podemos permitir las visitas porque luego vamos a provocar que haya otras condiciones. No se trata de un recorrido turístico, no es turismo. Que la gente vaya y vea el terror qué hay al interior y no se atreva un padre de familia a permitir que un hijo cometa un delito. Vamos a aprovechar esta historia para que la sociedad reflexione y cuiden mejor a sus hijos”.

Posteriormente, el penal será demolido para albergar un Gran Parque, y los que será el Archivo General del Estado. A la fecha se cuenta ya con 50 millones de pesos, provenientes del superávit del Parque Fundidora, para iniciar con los trabajos.

Fotografía: Gabriela Pérez / Cuartoscuro