El número de personas desaparecidas en Nuevo León ha repuntado en los últimos meses, luego que las bandas del crimen organizado han cambiado su modus operandi, pues ahora los bajan de los autobuses en las carreteras.

Aunque los años más terribles fueron en 2010, 2011 y 2012 tras el rompimiento del Cártel de los Zetas con el cártel del Golfo, en este año hay 35 casos con 55 personas desaparecidas.

“Es decir, estamos volviendo a como estábamos antes. Son casos que son denunciados porque hay familias que no lo denuncian o van a otro lado”, dijo Consuelo Morales, directora de Cadhac.

Aseguró que ahora se está dando un fenómeno, pues han recibido 35 casos de 55 personas desaparecidas de las cuales 46 desaparecieron en otros años y 19 en 2019. De estas 55 personas son 26 de Nuevo León, y de estas 11 desaparecieron este año de las cuales sólo han encontrado a 3 personas, una a través de perfil genético que aún está en la fosa común, porque cobran 70 mil pesos para poderlo sacar; y 2 vivos, uno es un discapacitado que hacía trabajos forzados, y el segundo volvió por sí solo.

En 2015 tuvieron 48 desaparecidos, en 2016 fueron 30, en 2017 y 2018 bajó a 20, pero en lo que va del 2019 ya subió: “Llegamos a pensar que las desapariciones ya no se estaban dando hasta que nos dimos cuenta de que las desapariciones las están haciendo fuera del área metropolitana de Monterrey, es decir, en las carreteras. Detienen autobuses, bajan a los muchachos”.

Dijo que este es un nuevo fenómeno, “y también es que han crecido las ejecuciones, van y matan a la familia en su casa. Entonces sí está cambiando la manera de actuar”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.