Pese a que el gobierno de Estado descartó existiese algún conflicto por la tenencia de la tierra, habitantes del ejido San Jacinto, en el municipio de Linares, obtuvieron un amparo contra la construcción de la presa Libertad.

Este miércoles, tras reunir todos los permisos correspondientes y presuntamente resolver el problema con los ejidatarios, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón puso en marcha el proceso de licitación para las obras iniciales del vaso, entre ellas la compra de los terrenos en el que se edificará.

Sin embargo, el recurso legal, presentado ante el Juzgado Segundo de Distrito en Materia Administrativa, aseguró Mariano Núñez, abogado de los afectados, frena las licitaciones y cualquier trabajo en el lugar: “Estamos iniciando algo que detiene la licitación, debe detener la licitación, la obra misma”.

La audiencia constitucional fue programada para las 9: 30 horas del 12 de noviembre. A decir de los demandantes, el proyecto violenta leyes nacionales e internacionales de acceso al agua y, además, pone en riesgo sitios arqueológicos: “Se tienen registrados nueve sitios arqueológicos en el resto de la zona de embalse y la del acueducto que lo acompaña”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.