Los datos más recientes del Registro Único de Vivienda en Nuevo León determinaron que la construcción de vivienda se ha agudizado en el último lustro, ya que, de enero a julio de este año, se contabilizaron 16 mil 841 unidades en la entidad. Las estadísticas colocan hasta un 48 por ciento por debajo de las 32 mil 269 que se reportaron en igual lapso del 2014. Las cifras son negativas incluso comparando el resultado de los primeros siete meses de este año contra igual periodo de 2018, con una disminución de 0.25 por ciento.

La tendencia a la baja no ha podido frenarse e incluso durante el último trienio. La edificación de vivienda no ha logrado colocarse por encima de las 20 mil unidades y la última vez que eso se logró fue en 2016 cuando se registraron 21 mil 256 viviendas durante enero-julio de ese año.

El director de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi) Nuevo León, Juan Paulo Puente, dio a conocer que este desempeño se atribuye a diversos factores. De acuerdo con información oficial, actualmente se tiene un inventario de 64 mil 375 unidades en el estado.

“En estos últimos años lo que más ha generado esta disminución en la construcción de la oferta de vivienda es la falta de un plan quinquenal o a largo plazo correspondiente a las reglas de operación de los órganos financieros, en este caso el Infonavit. Esto genera incertidumbre en las desarrolladoras porque al cambiar constantemente las reglas no se tiene la certeza sobre que producto es el que vas a poder comercializar en un futuro”.

Puente informó que a esto se suma el alza en el tema de impuestos y derechos, es decir, la sobrerregulación del sector.

Nuevo León es el mayor productor de vivienda a nivel nacional y los datos muestran que los desarrolladores registraron 8 mil 583 casas para construcción, 3 mil 387 menos que las del primer cuatrimestre del 2018.

La Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda en el Estado y a nivel nacional achaca todo ese desplome a diversos factores suscitados desde el 2016.

Gonzalo Méndez Dávalos, presidente de Canadevi nacional, consideró que “al no existir ya este mecanismo (subsidios), hizo que se desacelere el ritmo de inscripción de nuevos proyectos (de vivienda) y sólo continuaron los que venían en marcha, ésa fue la principal razón fundamental de esta caída (en 2019)”.

Por su parte, Marco Salazar, presidente de Canadevi Nuevo León, advirtió que “desde el periodo de transición de este Gobierno, si bien su mensaje fue que el tren de la vivienda no se pararía, hubo cambios relevantes en los presupuestos del Consejo Nacional de Vivienda (Conavi) para empujar la vivienda nueva. Lo que también pudiera haber motivado a posturas conservadoras de algunos desarrolladores en cuanto a sus programas de obra y planes de oferta para 2019”.

Méndez Dávalos dijo que, en todos los inicios de cambio de Gobierno federal, la industria desarrolladora baja el ritmo de edificación, mientras que conocen las políticas económicas de la nueva Administración: “Ahora no fue la excepción, los industriales hemos sido mucho más precavidos”.

El programa de incremento de montos máximos de crédito que aplicará el mes entrante el Infonavit, para derechohabientes que ganan menos de 7 mil 192 pesos (2.8 Unidades de Medida y Actualización, UMAs), ayudará reimpulsar la construcción de vivienda en el País.

La expectativa de recuperación también está basada en el programa de crédito para viviendas nuevas que en unas semanas más lanzará la Sociedad Hipotecaria Federal, junto con un banco comercial, para personas no afiliadas al Infonavit o Fovissste.

Cae venta de vivienda

En Nuevo León la venta de vivienda registró una caída de 20 por ciento durante los primeros cinco meses del año, en comparación con el mismo periodo del año pasado, según el Reporte Inmobiliario de Realty World México.

En tanto, a nivel nacional, la caída fue de 18.8 por ciento. Según la información publicada por la agencia, de enero a mayo de este año se vendieron 17 mil 557 viviendas nuevas, mientras en el 2018 se vendieron 21 mil 927.

No fue la única caída en los indicadores inmobiliarios. En el caso de venta de vivienda usada, la entidad registró una caída de 9.6 por ciento en comparación con el 2018; se vendieron 4 mil 986 viviendas usadas, contra 5 mil 513 el año pasado.

El segmento de vivienda residencial sí registró crecimiento, aunque de apenas 2.18 por ciento, el de residencial plus creció 13.57 por ciento, el de vivienda media creció 10.50 por ciento, y el de vivienda tradicional creció 8.82 por ciento. Mientras que el segmento de vivienda popular registró una caída en ventas de 34.10 por ciento en comparación anual, mientras el segmento de vivienda económica creció 29.2 por ciento.

El presidente de Realty World México, Jorge Paredes detalló que los primeros seis meses del año fueron complicados para la economía, y el sector inmobiliario no se quedó atrás. Pero adelantó que esperan que en la segunda parte del año se revierta la tendencia y “rebote” la venta de viviendas.

“Una buena noticia es que el costo de los créditos hipotecarios registró su mayor descenso en los últimos 13 meses ubicándose en 10.60 por ciento anual. El panorama económico nacional para el segundo semestre lo vemos con mayores posibilidades de mejorar y confiamos en un mayor crecimiento para la industria inmobiliaria”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.