El Partido de la Revolución Democrática estatal presentó en la Comisión de Derechos Humanos de Nuevo León un oficio donde solicita a esa instancia que interponga una Acción de Inconstitucionalidad contra la Objeción de Conciencia aprobada por el Congreso local en materia de salud, al considerar que es discriminatoria.

A la vez, el dirigente del PRD estatal, Aliber Rodríguez hará la propio –el próximo lunes– directamente al Congreso en demanda de que se desista de la reforma reciente aprobada por la Legislatura porque vulnera derechos y contraviene hasta convenios internacionales que México ha firmado en los organismos mundiales.

Esta postura se planteó en rueda de prensa donde consejeros nacionales del PRD y directores de la Diversidad Sexual y de la Mujer repudiaron la reforma y a la diputación de Morena que hizo la propuesta de Ley, en una actitud que calificaron de “retrógrada” y ajena a la ideología de que ese partido pregona.

El presidente estatal Aliber Rodríguez, en compañía de Melba González Rosas, directora ejecutiva del PRD a nivel nacional y representantes diversas corrientes del partido coincidieron en señalar que su partido como pionero del impulso y respeto de los derechos humanos “no pueden callar” ante la actitud del Congreso de Nuevo León y de diputados representantes de una “falsa izquierda”.

Este sábado, los dirigentes nacionales perredistas presentaron un oficio en la Comisión Estatal de Derechos Humanos para que intervenga en la defensa de los grupos sociales que pudieran quedar sin atención médica con base en la reforma emitida por el Congreso.

Según la reforma a la Ley de Salud, médicos y personal de enfermería, por ejemplo, podrían negar servicios de salud a enfermos de Sida, migrantes, indigentes, personas de la diversidad sexual, entre otros, a pretexto de las creencias religiosas o morales de los médicos y enfermeras y enfermeros. Dicha reforma todavía no entra en vigor porque el Gobierno del Estado no la ha publicado en el Periódico Oficial y tampoco ha vetado la Iniciativa aprobada.

Los voceros comentaron que si bien el secretario de Gobierno, Manuel González ha declarado que podría imponerse el veto, “el gobernador no ha dicho nada, no se advierte que haya voluntad para actuar”.

Insistieron en que la reforma de Ley institucionaliza la discriminación, por lo tanto, es repudiable e inaceptable, de ahí las acciones legales emprendidas por el Partido de la Revolución Democrática para evitar que se promulgue la Iniciativa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.