En una sana coexistencia, Nuevo León buscará mantener la objeción de conciencia dentro de la Ley de Salud, pero sin afectar la prestación de atención médica a ningún sector de la población, adelantó este miércoles Manuel González Flores.

El Secretario General de Gobierno indicó que el Ejecutivo Estatal vetará las reformas aprobadas por el Congreso Local a esta legislación; sin embargo, respetará el derecho a decidir del personal médico, como actualmente se hace en Ciudad de México.

Lo anterior de tal forma que, si un médico apela a la objeción de conciencia para efectuar procedimientos en contra de su ética o creencias, la institución de salud en cuestión deberá contar con otros que sí los realicen.

“Nosotros consideramos que lo más importante es que en la ley logremos hacer convivir y coexistir el derecho individual del médico a la objeción de conciencia y el derecho natural y generalizado a la salud. Para ello tomamos el ejemplo de la Ciudad de México, donde se estableció con toda precisión es que podrían coexistir los dos derechos”.

“Tenemos que encontrar un justo medio como lo encontró la Ciudad de México para que los derechos puedan cohabitar y coexistir, y sobre todo, la salud de los neoleoneses quede garantizada”.

Señaló que ha sostenido reuniones con el diputado con licencia, Carlos Leal, quien impulsó la inclusión de este concepto en la ley estatal para homologarla con la federal. Ambas partes, en coordinación con el Poder Legislativo, trabajarán en la corrección de la reforma.

“A reserva de que en lo personal pienso que no deberíamos estar discutiendo esto, porque los médicos tienen un juramento para dar salud a todos los seres humanos, dentro de ello vamos a respetar el derecho a la objeción de conciencia, y decidir quién se atienda o no por su conciencia, pero sin dejar de atender la salud. En cualquier hospital, en cualquier clínica o en cualquier atención, habrá siempre médicos que atiendan a todos los mexicanos”.