Un grupo de más de 300 taxistas afiliados a la CROC armaron un zafarrancho en el Congreso del Estado. Dicen que están cansados de las multas y la que llaman “cacería” por parte de la Agencia Estatal del Transporte.

Los croquistas intentaban hablar con los legisladores, pero al llegar a la puerta y ver que esta se encontraba cerrada y que les negaron el acceso arremetieron contra los guardias del recinto legislativo y ocasionaron daños a las instalaciones.

Al grito de “¡Fuera Noé, fuera Noé!” y “abran la puerta”, a patadas intentaron tumbar la puerta de madera de acceso. Esto causó que, a los pocos minutos, la seguridad se reforzara con la llegada de elementos de Fuerza Civil.

Osvaldo Serna Servín, secretario general del Transporte de la CROC en Nuevo León dijo que ya estaban hartos de las acciones emprendidas por las autoridades estatales y las multas carísimas que tenían que pagar pues la mínima era de 25 mil pesos, mientras que a las plataformas digitales ni las molestaban.

“Esta es la cuarta o quinta ocasión que venimos y no nos dan respuesta, si esto sigue así al rato vamos a volver y quemar carros aquí en el Congreso y en el Palacio de Gobierno, y si quieren más, vamos a bloquear carreteras y al mismo aeropuerto”.

Mientras eso ocurría al interior del Congreso, taxistas y piratas cerraron de forma intermitente la calle Zaragoza a la altura de Matamoros, todo con el apoyo de las autoridades de Tránsito de Monterrey. Después de una hora, los trabajadores del volante se retiraron con la promesa de regresar si no eran atendidas sus peticiones.

Juan Carlos Ruiz, presidente de la mesa directiva del Congreso local, dijo que por las agresiones al personal de seguridad y los daños causados al recinto presentará una denuncia contra los taxistas que protestaron de manera violenta. Agregó que están documentadas las agresiones al jefe de seguridad del Congreso, Fernando Rodríguez, y tres policías, entre ellos dos mujeres, así como los daños causados a la puerta de acceso al vestíbulo del recinto legislativo.

Por la tarde, el director de la Agencia Estatal del Transporte Noé Chávez, llegó al recinto legislativo para entrevistarse con legisladores panistas. El funcionario estatal aseguró que sólo han estado aplicando la ley y aseguró que quienes se quejan son los que operan en la ilegalidad por lo que advirtió que los operativos van a continuar.