El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) pagó más de 415 millones de pesos a 5 empresas por 816 ambulancias en mal estado, debido a que entre las unidades se encontraban algunas sin luces, sin camillas, sin extintores, sin placas de ambulancia y hasta sin llanta de refacción.

De acuerdo con un reporte del diario Reforma, el arrendamiento de las unidades deficientes se concretó en 2018, pero en el rubro comenzaron a registrarse irregularidades desde 2015.

Esto, pese a que el IMSS aseguró que el arrendamiento tenía como objetivo prestar un mejor servicio a los derechohabientes, así como generar ahorros debido a que de esta forma disminuían los gastos de mantenimiento preventivo y correctivo, de pólizas de seguro y administrativo.

Sin embargo, de acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación (ASF), las medidas tomadas en ese campo no cumplieron con el objetivo, pues debido a las deficientes de las unidades, el servicio no ha mejorado para quienes lo necesitan.

El reporte se desprende de la segunda entrega de la revisión a la Cuenta Pública 2018 y, entre otras cosas, detalla que 364 unidades no contaban con placas de ambulancia y 138 presentaron tarjeta de circulación vencida. Además, 279 tenían tarjetas de circulación vencida.

En una inspección física realizada por la propia ASF a 99 unidades, se encontraron que algunas tenían golpes, rayones, abolladuras, parabrisas rotos y sirenas sin funcionar, entre otras anomalías.

Fotografía: Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.