“Canelo” Álvarez cumplió con el pronóstico y logró despachar al ruso Sergey Kovaleven rounds, hecho que le permitió obtener el campeonato semicompleto de la Organización Mundial de Boxeo.

El pugilista mexicano resultó ganador en el MGM de Las Vegas, Nevada, por lo tanto, se convirtió en el cuarto mexicano que registra cuatro títulos mundiales en distintas categorías. Recordemos que, para este combate, “Canelo” subió dos categorías respecto a su contienda anterior.

“Canelo” llegó a Las Vegas como favorito

Aunque el ruso Kovalev aterrizó a este combate como el campeón del mundo, lo cierto es que el gran favorito fue desde un inicio “Canelo” Álvarez, quien a partir del primer round intentó ofender a su oponente de la esquina azul.

En el segundo episodio Kovalev también quiso responder a los golpes del azteca, pero sus envíos fueron sin mucha potencia. Mientras que el tapatío lo conectó en distintas ocasiones, con lo que minó su defensa.

El tercero y el cuarto asalto de igual modo se desarrollaron con ambos peleadores estudiándose, pese a ello, Álvarez dio la impresión de haber sido mejor.

Álvarez tardó en adaptarse a su oponente

En el meridiano de la pelea era evidente que Saúl Álvarez y Sergey Kovalev tenían como estratégica soltar las manos, de ahí que el azteca dispusiera y conectara varios impactos, aunque su frecuencia de golpes no resultó la esperada.

A estas alturas el ruso sólo estaba esperando los golpes del europeo, quien la verdad sea dicha no demostró su oficio de campeón del mundo.

El “tiro” se aprieta en los últimos rounds

Durante la recta final del pleito dio la impresión de que Saúl Álvarez estaba esperando a que su rival se cansara y como resultado de esto abriera su defensa, lo que de a poco consiguió en los rounds séptimo y octavo.

No obstante, el ruso sacó la casta en el noveno y décimo capítulo y le propinó un importante castigo al pugilista mexicano, quien aguantó estoico la combinación.

Saúl Álvarez comprendió muy bien la dinámica de los últimos dos actos del combate, toda vez que salió decidido a conectar al ruso, que a esas alturas ya se notaba algo cansado.

De ahí que en el undécimo asalto noqueara al campeón del mundo con un golpe que dejó a éste bastante mal herido, inclusive pidió silencio después de que Kovalev se fue a la lona.

Con ese golpe tan demoledor, Saúl Álvarez se metió a los libros de historia que relatan a los mejores campeones mexicanos.

.

Fotografía: Mexsport

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.