Esta semana se conmemoran 30 años de la caída del Muro de Berlín, construido luego de la Segunda Guerra Mundial, para que los países aliados se dividieran el control de los territorios alemanes.

Durante 38 años, millones intentaron cruzar la muralla para huir del control de la Unión Soviética. Previo a la conmemoración oficial, que se realizará este sábado 8 de noviembre, organizaciones civiles alemanas abrieron al público uno de los túneles que se usaron para escapar del territorio soviético.

Decenas de personas murieron al intentar cruzar la muralla

Una vez concluida la Segunda Guerra Mundial, en 1945, el Muro de Berlín empezó a construirse el 13 de agosto de 1961, con apenas una serie de alambradas entre los territorios de Alemania Oriental y Occidental.

La muralla se fue extendiendo hasta tener una longitud de 155 kilómetros y durante 12 años se hicieron distintas variaciones detrás del ella, para evitar fugas.

Por ejemplo, se instalaron 120 kilómetros de cerca electrificada con alarmas, un foso para evitar asaltos con vehículos y una franja de arena para detectar huellas de intrusos. Entre 1961 y 1989 se registraron 136 muertes en los constantes intentos por cruzar.

Ver esta publicación en Instagram

30 ans #berlinwall #murdeberlin

Una publicación compartida por Gregory Mercier (@gregmercier74) el

Casi 100 túneles se construyeron a mano para escapar

Uno de los puntos más notables para esto era la calle de Bernauer Strasse, donde en tan solo 350 metros se habilitaron 7 túneles de fuga que se construyeron a mano.

En total, hubo hasta 75 túneles, pero sólo 19 funcionaron para la huida de 300 personas, según estimaciones de la asociación Berliner Unterwelten (Subsuelos Berlineses).

De acuerdo con el noticiero En Punto, de Televisa, la gente intentó escapar a través de ellos hasta la noche del 9 de noviembre de 1989, cuando el vocero del gobierno soviético dijo por error que los viajes al exterior serían permitidos.

Los permisos se otorgaron a partir del día siguiente y la ocasión fue aprovechada por miles de personas para derribar la muralla.

Ver esta publicación en Instagram

Poche cose amo come Berlino. Poche cose mi riempiono di gioia come la caduta del muro. Poche cose mi commuovono come riguardare le foto di quello che è stato. Che potenza! Che potenza pure per me che avevo solo 7 anni e capivo poco, ma quella potenza aveva letteralmente bucato lo schermo e mi aveva ipnotizzato, resa euforica. Ma vi ci mettete mai nella capoccia di un tedesco, voi? Gente che, da quando nasce a quando muore, deve convivere con la netta sensazione di essere schifati dal mondo per uno dei più grandi crimini della storia umana. Gente che, 30 anni fa, ha però trovato la forza e il coraggio di abbattere un muro che segnava una differenza inesistente e inspiegabile tra fratelli, mentre noi, oggi, stiamo ancora qui a lasciar parlare individui come Salvini, a far crepare vite in mare, per le strade, a farci il segno della croce, a dare il taser alle guardie, a prendercela con un'anziana reduce di Auschwitz, a incendiare la cultura, a emarginare persone che hanno gusti, forme e colori diversi dai nostri. Mi piacerebbe che tutti noi prendessimo esempio dal 9 novembre 1989. Che ci sia un muro abbattuto al giorno. . . . . #berlin #berlino #murodiberlino #berlinermauer #berlinwall #9novembre1989 #german #deutschland #germany #tedesco #germania #deutsch #wall #mauer #germaniaest #muro #cadutadelmuro #foto #photo #rostropovich #ddr #ostberlin #westberlin #amore #love #peace #frieden #libertà #freedom #freiheit

Una publicación compartida por Zora Pabst (@i_cast_mega_hexes) el

Ahora, gracias a Berliner Unterwelten, turistas de todo el mundo pueden ver los túneles a través de ventanales subterráneos.

Fotografía: Internet

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.