El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva salió de la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, donde permaneció detenido 580 días, luego que el juez Danilo Pereira, del Tribunal Federal de Curitiba, aceptara la solicitud presentada por la defensa.

Los abogados de Lula da Silva solicitaron el viernes la liberación inmediata de su cliente, luego que la víspera un fallo del Tribunal Supremo de Brasil determinó que la prisión de una persona condenada únicamente en segunda instancia es inconstitucional.

La defensa del expresidente (2003-2011) acudió a la prisión de Curitiba para reunirse con Lula y presentar la solicitud formal de su liberación. Simpatizantes del exmandatario brasileño llegaron desde temprano a las afueras de la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, a donde ingresó desde el 7 de abril de 2018, para cumplir una condena de ocho años y 10 meses por corrupción.

La decisión sobre la liberación de Lula recayó en el juez Pereira, ya que la magistrada encargada del caso contra el exdirigente sindical Carolina Lebbos, se encuentra de vacaciones, de acuerdo con el diario local Folha de Sao Paulo. Pereira también determinó que las autoridades públicas y los abogados de Lula establezcan los protocolos de seguridad para evitar disturbios.

La liberación de Lula no significa que haya finalizado el juicio en su contra por haber aceptado de una constructora la remodelación de un departamento de lujo de tres pisos en Guarujá, en la costa de San Pablo, por el cual fue condenado por corrupción y lavado de dinero en primera instancia en julio de 2017.

Bolsonaro reacciona a liberación de Lula

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, recordó este sábado que el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva aún tiene cuentas pendientes con la justicia a pesar de haber sido liberado, tras permanecer 580 días en prisión acusado por supuesto lavado de dinero y corrupción.

“Amantes de la libertad y del bien, somos mayoría. No podemos cometer errores. Sin norte ni mando, hasta la mejor tropa dispara para todas partes, inclusive contra los amigos. No den munición al canalla, que momentáneamente está libre, pero cargado de culpa”, escribió Bolsonaro en su cuenta de Twitter.

Hasta entonces, el mandatario brasileño se había abstenido de comentar sobre la decisión del Tribunal Supremo de Brasil que autorizó la liberación de Lula da Silva de la cárcel de Curitiba, después de determinar que la prisión de una persona condenada únicamente en segunda instancia es inconstitucional.

También en un tuit, el diputado e hijo del presidente brasileño, Eduardo Bolsonaro, condenó este sábado la liberación de Lula da Silva y afirmó que “Brasil no aguanta más la impunidad”. “Es un día muy triste para quien trabaja, para quien es honesto”, señaló.

“¡Se están riendo de ustedes! ¡El pueblo brasileño ya no aguanta temer por su propia vida mientras ve que los malos se llevan bien, basta de impunidad!”, indicó el hijo del mandatario.

“Además de Lula da Silva, José Dirceu y otros bandidos, miles de criminales serán liberados en el país, para que usted quede a merced de sus actos malignos”, ¿Es esto lo que quieren para su futuro? Lucharemos hasta el final contra eso”, advirtió.

Lula da Silva, quien el viernes dejó la prisión en la sureña ciudad de Curitiba beneficiado por un fallo de la Suprema Corte brasileña, encabezó la tarde de este sábado un mitin en el Sindicato de los Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, en Sao Paulo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.