La renuncia de Evo Morales dejó acéfalo el gobierno de Bolivia, debido a que otras autoridades que lo podrían suceder en el cargo también se sumaron a la decisión, por lo cual se deberá convocar a nuevas elecciones en el país.

Con Morales también renunciaron el vicepresidente Álvaro García Linera y la presidenta del Senado de Bolivia, Adriana Salvatierra Arriaza, así como el titular de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, quienes según la constitución del país deberían haber sucedido a Morales Ayma, por lo cual gobierno se enfrenta a un vacío de poder.

De acuerdo con CNN, el Artículo 169 de la Constitución de Bolivia indica que con la ausencia de presidente y la imposibilidad de ser reemplazado por vicepresidente o los respectivos titulares del Senado y la Cámara de Diputados, el país debe convocar a nuevas elecciones dentro de un plazo máximo de 90 días.

Bolivia debe convocar a elecciones en plazo de 90 días

El abogado Williams Bascopé, quien es cercano a los responsables de la renuncia de Evo Morales, considera que el Congreso de Bolivia debe buscar una solución eligiendo a los nuevos jefes del Senado y la Cámara de Diputados, recupera AFP.

La presidencia boliviana podría ser ocupada de forma interina por un senador que sea electo mediante un acuerdo de los partidos políticos y los movimientos civiles que impulsaron las protestas, pero sobre él recaerá la responsabilidad de organizar un gabinete de consenso y convocar a elecciones.

La sesión para elegir a los representantes del Congreso –controlado por el partido de Morales– podría convocarse el lunes 11 de noviembre.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.