El Ejército de Bolivia saldrá a las calles para recuperar el control del país ante la ola de protestas y manifestaciones en rechazo del Golpe de Estado contra Evo Morales.

En un mensaje al pueblo boliviano, el comandante William Kaliman, del Alto Mando Militar, confirmó que las Fuerzas Armadas ayudarán a la policía nacional en sus funciones para evitar un posible “derramamiento de sangre”.

Kaliman indicó que la policía actualmente se encuentra “rebasada” y que la fuerza militar se apega al mandato constitucional de preservar el orden y la paz.

El mando castrense informó que se aplicará el uso de la fuerza en “manera proporcional” y acusó que los “actos vandálicos” buscan desestabilizar al país.

Los jefes militares y policiales aprobaron un plan conjunto ante la arremetida de grupos violentos que marchaban hacia la plaza de armas, donde está la casa presidencial, y a su paso quemaban y atacaban comercios.

Kalimán dijo que la policía fue rebasada, por lo que la Constitución les faculta a reforzar las tareas de seguridad interna.  Poco antes, El comandante de la Policía, Yuri Calderón, señaló antes que los grupos violentos saquearon y quemaron unidades policiales en La Paz, en la vecina El Alto y en otras ciudades. Tras el anuncio, se escuchó sobrevolar aviones militares sobre La Paz.

Poco antes, la presidenta del Senado, Janine Añez, demandó en un mensaje difundido por televisoras ayuda urgente a las Fuerzas Armadas para coadyuvar a la policía a restablecer el orden.

Con información de AP

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.