Por Eloy Garza González.

Analizaré en los próximos días las posibilidades reales de cada aspirante a gobernador de Nuevo León. Comenzaré hoy por el PRI. Rehén de forajidos, Pípila de una pesada losa histórica, el PRI en Nuevo León es la versión norteña de Walking Dead, un muerto en vida.

Encuestas publicadas en SDP (más legítimas que todas las otras recientes, patrocinadas por Samuel García) lo ubican en la cola de las preferencias electorales, justo al final de la lista. Una campaña testimonial con un candidato como pólvora mojada: Ildefonso Guajardo.

Desdibujado, sin brújula, apelando a talentos misteriosos, a pensamiento mágico y a milagros extremos, Ildefonso está destinado a la derrota: un Meade con menos carisma, sin modus operandi, rodeado de impresentables, moneda de cambio para la negociación de diputaciones federales y alcaldías, que es donde ganan los grupos priistas hoy en pugna. Perdiendo, todos ganan, menos Ildefonso. Y menos el PRI, partido a la deriva, sin un hálito (¿alito?) de vida.

Sin embargo, el alcalde de Apodaca, César Garza Villarreal se anotó ayer un tanto con la negociación de fondos federales para la seguridad pública de los municipios del país. Fue un éxito rotundo de cabildeo y negociación en el Congreso. Lo hizo con todos los vientos en contra y ante la indiferencia (¿indigencia?) del PRI nacional. César trae discurso, oficio y capacidad de gestión.

Ahora que llegue Rogelio Cerda a sustituir a Pedro Pablo Treviño como dirigente estatal del PRI, tendrá que persuadir a Ildefonso para que deje el camino libre a cualquiera menos él: Clara Luz Flores, Adrián de la Garza y así. Eso, o comenzar a negociar con los grupos de poder las curules, las alcaldías y primeras regidurías que puedan recuperarse, para no perder hasta las cuatro letras en el próximo ventarrón que los borre del mapa electoral.

Mañana: los posibles candidatos del PAN. Y pasado, los de Morena.

eloygarza1969@gmail.com

@eloygarza

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.