Por Francisco Tijerina.

“Terminaremos con las telarañas de cables en nuestras calles,

cuando se las quiten de la cabeza a nuestros políticos”

Yomero.

Cuando en los 70’s del siglo pasado mi familia se cambió a la colonia Contry en Monterrey, uno de los beneficios era que todos los cables de servicios estaban subterráneos, lo cual era toda una innovación en México.

Las marañas de cables de aquellos años (sólo había energía eléctrica y telefonía) parecen cosa de juego contra las telarañas que hoy día padecemos en casi todas las calles y avenidas de la zona metropolitana, porque se han sumado las cableras y los servicios de internet, de manera que no hay para cuándo revertir el fenómeno.

Otra situación extraña que está sucediendo de un tiempo a la fecha es que cada vez está más bajo el nivel en donde dejan esos cables, de manera que a cada rato pasa un camión y los rompe dejando sin servicio a sectores completos. Aquí me pregunto yo: ¿será que repavimentan y suben el nivel de la calle o que suman y suman cables sin retirar los inservibles y al aumentar la carga estos cuelgan más bajo?

Hace unos años tuve mi oficina en el Barrio Antiguo, en el que existe la política de todo el cableado subterráneo, sin embargo, la “modernidad” en el lugar termina siendo un ancla al pasado pues las prestadoras de servicio tienen prohibido abrir las calles para instalar tecnología más avanzada, de manera que ahí hay telefonía analógica de mediados del siglo pasado, internet lentísimo y no hay televisión por cable. Duré unos años y me cansé por lo que tuve que emigrar.

Esas telarañas no son un fenómeno de personas de escasos recursos que se cuelgan con “diablitos”, sucede en las mejores colonias y cada vez son más los cables que se enredan y nos enredan.

Alguien tiene que hacer algo y pronto por devolvernos una vista más limpia y un entorno más saludable.

ftijerin@rtvnews.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.