Por Félix Cortés Camarillo.

En la ridícula clase de historia escenificada por el presidente López conmemorando el aniversario 191 del inicio de la Revolución sobre la plancha del Zócalo, entre otras ridiculices se puso en escena el periplo del presidente Benito Juárez hasta Paso del Norte con una mala copia del carruaje que lo trajo del tingo al tango al oaxaqueño durante tres años.

Al mismo tiempo, los diputados de la comisión de presupuesto, que andaban muy atrasados en la aprobación del presupuesto de egresos para el año que viene ya encima, aprobaron la orden presupuestaria del presidente López en la noche de anoche, en el que les marcaron los líderes de organismos que “representan” a los pobres y expoliados campesinos, pequeños propietarios y prole del campo que les fue sitiando y cerrando todos los recintos para sesionar.

Ese deambular es solamente una cortina de humo. Lo importante es la esencia del presupuesto sometido a “aprobación” por los legisladores y enviado por el presidente López. En beneficio de los apoyos a programas sociales -la lana a los ninis, los campesinos y los viejitos- el presupuesto que ahora irá al pleno legislativo, lesiona, disminuye, las partidas a otros rubros. Los dineros que van a los estados de la Federación, a la que contribuyen, y sobre todo, seguridad.

El presidente López ha insistido que el principal problema de nuestro país es la corrupción que, según su cotidiano aserto, ya no existe.

La realidad, con todo respeto, tiene otros datos. Diariamente se reportan asesinatos, cuerpos descuartizados, asaltos impunes, secuestros y extorsiones en todos los estados del país. La seguridad de nuestras mujeres, hijas y nietas no parece importarle al presidente López, a pesar de su prosopopéyica eulogia de ayer a las mujeres con mujeres aplaudidoras encabezando a los reporteros.

Sería bueno abandonar el juego del tío Lolo.

PARA LA MAÑANERA.- Con todo respeto, señor Presidente: ¿se necesita que los Mormones sean recibidos en Washington por el señor Trump para que usted le haga caso al número de los mexicanos asesinados?

felixcortescama@gmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.