Por Francisco Tijerina.

“Está bueno el encaje, pero no tan ancho”

Refrán popular.

Manuel Palacios Sierra “Manolín” fue un estupendo actor cómico que entre 1949 y 1975 hizo pareja con el lituano Estanislao Schillinsky Bachanska formando el dueto “Manolín y Shillynsky”. La frase favorita del simpático Manolín era: “Fíjate qué suave”.

Al enterarme de la postura de Caintra, Canaco, Coparmex y Consejo Cívico que mediante un comunicado exigieron al Gobierno de Nuevo León tomar acciones para mejorar el transporte, no pude menos que recordar al genial cómico y repetir aquello de “Fíjate qué suave”.

Porque las cuatro organizaciones forman parte del Consejo Estatal del Transporte en el que tienen voz y voto, pero hasta el momento no se han pronunciado claramente si están a favor o en contra de un incremento en las tarifas, es decir, son de esos que “tiran la piedra y esconden la mano”.

Dicen que están preocupados por los trabajadores y sus familias, pero añaden que el servicio se ha visto afectado por la falta de mantenimiento a los camiones por parte de los prestadores que argumentan no lo han hecho por falta de liquidez económica.

No se puede tocar la campana y al mismo tiempo echar los cuetes de la procesión.

Por su demanda, diese la impresión de que los Ipecos se están curando en salud para aprobar el aumento de tarifas, pero siempre “políticamente correctos” no lo hacen abiertamente. Podemos adelantar, sin temor a equivocarnos, que votarán a favor de subir las tarifas, pero se mantendrán callados y culparán a quien sea con tal de no mancharse sus ropajes.

Si tuviesen un poco más de conciencia y responsabilidad social, buscarían atacar la problemática desde un punto de vista integral.

Sí, hay que pensar en el poder adquisitivo de los trabajadores, pero también en la imperiosa necesidad de mejorar los tiempos de traslado, la frecuencia de paso, evitar la pérdida de horas-hombre, cuidar la emisión de contaminantes y apoyar a los prestadores del servicio para que todo lo anterior se pueda dar.

No hablo de sueños guajiros sino de algo que ya se dio con anterioridad. En el momento más crítico de seguridad en el Estado, los dueños (no los representantes de las cámaras) se reunieron con el Gobierno y diseñaron una estrategia para resolver el problema y lo hicieron con éxito.

¿Por qué no pensar en que de nueva cuenta se unan esfuerzos y capacidades para dotar a Monterrey y su zona metropolitana de un servicio de transporte público eficiente?

Para ello es fundamental que las cámaras se dejen de hacer shows mediáticos y políticos comportándose con seriedad.

Unidos lo podemos resolver, todo es cuestión de voluntad.ftijerin@rtvnews.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.